PUEBLO DE DIOS QUE PERMANECES

MENSAJE DE SAN MIGUEL ARCÁNGEL
A LUZ DE MARÍA
VIERNES SANTO
19 DE ABRIL DEL 2019

PUEBLO DE DIOS QUE PERMANECES EN EL RÍO DE AGUA Y SANGRE QUE EMANA DEL COSTADO DE NUESTRO REY Y SEÑOR JESUCRISTO (Cfr. Jn 19,34)

¡Cuántas heridas en el Cuerpo Santísimo de Cristo Rey del Universo!
¡Cuánto Amor por la criatura humana!
¡Cuánto padecer al continuar siendo incomprendido por esta generación
¡Cuántas heridas padece constantemente nuestro Rey y Señor causadas por quienes no le sirven con el corazón, enterrando la conciencia para no sentir incomodidad!
¡Cuántas heridas en el Cuerpo Divino de nuestro Rey y Señor Jesucristo al ser arrojado por Su propio Pueblo!

¿No es esto el anticipo de la purificación del Cuerpo Místico de Cristo?

 

EL PECADO EMERGE CON POTENCIA Y EN INSTANTES RECORRE LA TIERRA DEBIDO A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN MASIVOS. Con esa misma intensidad todo lo indebido llega en instantes al  camino del hombre transformándole la mente por voluntad humana, en un desagüe putrefacto de actos y obras demoníacas de toda índole.

 

La humanidad toma con euforia a nuestro Rey y Señor Jesucristo y a nuestra Reina y Madre y con el mismo estado emocional les deja de lado al instante, relegándoles al último lugar. La Palabra Divina de Cristo es arrojada a la basura, así actúa la humanidad enceguecida, no da crédito a los signos ni a las señales de este instante, no me refiero únicamente a quienes se sienten Iglesia, sino a toda la humanidad que ha perdido el apetito por lo Divino y reniega contra el Espíritu Santo, contristándole y perdiendo de esa forma la filiación Divina (Cfr. Mt 12,31-32 )

 

NUESTRA REINA Y MADRE MIRA DOLIDA AL PUEBLO DE SU HIJO, A SUS HIJOS, A CADA UNO DE USTEDES Y PADECE ANTE LA DESOBEDIENCIA Y EL RECHAZO DE QUIENES RECIBIÓ AL PIE DE LA CRUZ (Cfr. Jn 19,26) Nuestro Rey y Señor Jesucristo es vitoreado y al instante condenado a la Cruz por Su mismo Pueblo que se ha encadenado al Demonio y en él al pecado, a la soberbia, al orgullo, a la avaricia desbordando así la dureza de corazón ante quienes padecen. Por ello, ¡qué se prepare la humanidad!, el sufrimiento llega y estremece a todos.

 

LOS EJÉRCITOS CELESTIALES PERMANECEMOS ATENTOS A UNA PALABRA DE ALGUNO DE LOS HIJOS DE DIOS QUE CON CORAZÓN CONTRITO Y HUMILLADO SOLICITE NUESTRA PROTECCIÓN Y AMPARO EN LA LUCHA CONTRA LOS ESPÍRITUS DEL MAL QUE ENLODAN LA CASA DE DIOS. El Demonio ha sido acogido con gran reverencia y la humanidad se ufana en su degradación. Antes de la llegada de Nuestro Rey, la humanidad se debe purificar, cada criatura humana pasará por el tamiz de sus propios pecados, siendo tan fuerte que algunos hombres serán incapaces de continuar con vida. La humanidad continúa como si nada aconteciera, ¡cuánto lamentarán el no haber sido obedientes, el no haberse nutrido de la explicitación que en cada Revelación el Cielo les permite!

 

Ustedes que son llamados:

Nútranse, no crezcan desnutridos espiritualmente…
Fortalézcanse en Cristo Rey del Universo y caminen con decisión…
Tomen la barca, vayan mar adentro con firmeza, confianza y seguridad del llamado para ser parte del resto fiel…

 

Pueblo de Dios, nuestra Reina y Madre, vuestra Reina y Madre será relegada a un lugar ínfimo dentro de la Iglesia, desvirtuando a la Madre, planean restar fuerzas al Pueblo de Dios, en instantes en que la confusión generalizada reinará por doquier.

 

El Demonio con espada de doble filo acciona la confusión en el Pueblo de Dios, sembrando  rencor, división, soberbia, sopla sobre la mente del hombre, sabe que el hombre apetece la libertad, pero la libertad es sabiduría, no libertinaje y para ser libres primero deben abrazar la Fe.

No pierdan la Fe, continúen siendo adoradores de nuestro Rey y Señor Jesucristo, miren más allá, hacia donde solo pueden mirar y divisar las bendiciones quienes mantienen la seguridad en el cumplimiento de la Palabra Divina y son fieles a lElla.

 

¿QUIÉN COMO DIOS?

San Miguel Arcángel

AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA
AVE MARÍA PURÍSIMA, SIN PECADO CONCEBIDA

COMENTARIO DE LUZ DE MARÍA

Hermanos:

 

Ante el Dolor y Amor Infinito, el corazón adquiere alas y se traslada junto a Cristo y a nuestra Madre Santísima, suplicando que Ambos nos acompañen en nuestra vida.

El alma se fusiona al corazón ante el deseo de permanecer siempre en la Fe, que no permite ni un instante de separación del Amor Infinito.

 

San Miguel Arcángel nos habla de la filiación Divina, esa que por Cristo heredamos y en Él somos coherederos de los bienes que en este momento el hombre no mira, al formar parte de los planes del mal.

 

Hermanos, somos coherederos con Cristo de los bienes eternos y esos bienes se alcanzan obrando y actuando a la manera Divina.

Amén.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El mal no es fecundo, ni rinde frutos

EL MAL NO ES FECUNDO NI RINDE FRUTOS, POR EL CONTRARIO SE SECA Y ACABA CON LO PROSPERO QUE PODRIA SER EL AMOR, EN QUIEN LO RECIBE, ENTIENDAN QUE SOLO MI AMOR BASTA, LO DEMAS ES AÑADIDURA, JESUS

17 abril 2019

 

Tu solo  di lo que sientes, y pon lo que te inspiro, no te preocupes de nada, solo Yo seré para ti tu protector, tu maestro, tu amigo, solo deberás obedecer con humildad, y cumplir lo que esta impuesto, así te harás más cercano a la divina voluntad de un Dios, es el que está presente, para rescatarte de tus miserias, haré que la vida vuelva al que agoniza en sus pecados, por eso vive en la humildad que se te enseña, aléjate de todo arrebato y discusión, lleva siempre la verdad en tu boca, así el que te oiga apreciara tus palabras, y las creerá, Yo Soy quien se levanta de su trono y toma en sus manos la restauración de todo lo usurpado en el mundo, me apiadare del que se apiade de sus hermanos, y seré como un cordero, con el que de Mi se acuerde, como vez no todo es malo, cuando la voluntad se pone en hacer de la vida un momento de paz, y reencuentro conmigo, que los llamo para hacer de ustedes hombres de bien, serán ustedes que por voluntad propia renunciaran a sus imprudencias, y se reconcilian con el que es y será por siempre Abba Padre, El que les acerca a su reino, Jesús
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La luz es cegadora y siempre derrota a las tinieblas

QUE SON LAS SIETE IGLESIAS DEL APOCALIPSIS PARA EL HOMBRE, SI NADA CONOCE DE MI, MANSO ES EL DIOS DE VIVOS, QUE LIMPIARA TEMPLOS Y PURIFICARA IGLESIAS, ASI NO SE SENTARA UN EXTRAÑO EN EL TRONO QUE LE PERTENECE SOLO AL DIOS DE ISRAEL, JESUS

18 abril 2019

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Humillaos ante Nuestro Dios, reconoced vuestras faltas, pedid auxilio a Mi Hijo

21 marzo 2019 Humillaos ante Nuestro Dios, reconoced vuestras faltas, pedid auxilio a Mi Hijo, vuestro Redentor y alcanzaréis Misericordia de Nuestro Dios

Mensaje de la Santísima Virgen a J. V.

Primer Misterio. Habla la Santísima Virgen María.

Sobre: Mucho se os ha dado, y muy poco se ha recogido de vosotros, Me duele deciros esto, Mis pequeños, Me duele, porque Soy vuestra Madre y a una madre le duele, infinitamente, perder a un hijo y muchos, muchos de vosotros, estáis ya, en esa posición, la de perderos eternamente.

(Lenguas…) Hijitos Míos, Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María y Me reúno con vosotros, y Mi Corazón está gozoso por veros reunidos orando a Nuestro Dios.

Mis pequeños, veo todavía Luz en el Mundo, veo todavía almas que se acercan al Amor de Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad. Mi Corazón gozoso está, cuando veo que vosotros Nos llamáis, para que os acompañeMos en vuestra vida.

¡Hay tantas, tantas almas, que no se acercan ya a Nosotros, que ya no Me toman en cuenta como a su Madre espiritual! ¿No se dan cuenta que Yo puedo interceder por todos vosotros en vuestras necesidades?

Mis pequeños, sabéis que éstos son Mis tiempos, son tiempos de la Gran Lucha entre la Mujer y la serpiente y, por eso, satanás ha hecho su obra en muchos corazones, al hacerMe a un lado de vuestras oraciones, de vuestra vida espiritual.

Me ha atacado mucho, pero estoy aquí con vosotros y escucho vuestras oraciones, vuestras intercesiones. Siento vuestro amor por Nosotros y Yo llevo todo ese amor, y todos vuestros buenos deseos, a la Presencia de Mi Hijo, para que Él insista, ante Nuestro Padre Dios, por vuestro Bien.

Sí, Mis pequeños, suena feo decir que “insista”, pero todavía hay algo bueno que se puede rescatar de esta humanidad, y está, todavía, deteniendo Su Brazo, para que todos los golpes de la Naturaleza, que van a producir la Purificación humana, no se den de lleno.

Sigo insistiendo a Mi Hijo, para que haya Misericordia sobre vosotros, pero no, ya es tiempo de Justicia.

Mucho tiempo tuvisteis para arrepentiros y no quisisteis aprovechar, la gran mayoría de vosotros, toda esa Misericordia que se desbordó del Cielo, sobre vosotros. ¡Es tanto el Amor de Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad!, y vosotros no lo valoráis, porque no estáis sumergidos en la oración, en vuestra donación hacia Nosotros, para que en respuesta y en agradecimiento a ello, Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor, os devuelva todo, en Sabiduría, en Entendimiento y en Discernimiento en todo lo que os está pasando y pasará.

No os imagináis todo el cuidado que ha tenido Nuestro Dios y Señor, por cada uno de vosotros, para que pudierais regresar al Reino de los Cielos. Pero satanás, se ha introducido dentro de vuestros corazones, en vuestras mentes y no os deja pensar, no os deja realizar vuestra misión, como es debido. No vivís, ya, para vuestro Dios, vinisteis a ello, a servir a vuestro Dios y os habéis enfrascado en las cosas del Mundo.

Yo, vuestra Madre, la Siempre Virgen María, he cuidado de cada uno de vosotros, he visto por cada uno de vosotros, en lo individual y en familia; os he protegido fuertemente, contra las acechanzas de satanás.

Os cuidaba, con todo Cariño y Amor y os presentaba ante Mi Hijo, que sufrió por vosotros, que ganó la salvación de vuestras almas con Su Donación total, pero, vosotros, la gran mayoría de vosotros, no respondisteis. La maldad que lleváis en vuestro corazón, os está hundiendo, no os queréis dar cuenta de esta realidad que estáis llevando en vuestro corazón, no os dais cuenta que estáis en contra de vuestro Dios, que vuestra vida no se desarrolla en la Virtud ni en el Amor, estáis viviendo para vuestros propios intereses y la gran mayoría de estos intereses, son pecaminosos y os están separando de la Gracia de vuestro Dios, vuestro Creador, vuestro Salvador.

¡Cómo quisiera, Mis pequeños, ser una de esas madres de la Tierra, que al regaño, respondierais con humildad e hicierais un paro en vuestra vida y empezarais con un deseo grande de una mejora, tanto espiritual, como humana! Pero ya no tenéis Fe, ya no hay Fe en vosotros, ya no buscáis el soporte espiritual que vuestra alma necesita para volver a vuestro Dios. Aceptáis lo que satanás os da en vuestra vida, os habéis acostumbrado, ya, a su maldad, y no os dais cuenta, que eso, solamente os está llevando a vuestra condenación eterna.

Sigo orando por vosotros, Soy vuestra Madre, y seguiré orando por vosotros, hasta que seáis llamados ante la Presencia de Mi Hijo, para vuestro Juicio Particular. Una madre se da por completo por sus hijos, y Yo Soy más que una madre de la Tierra, Soy vuestra Madre del Cielo que insiste e insiste ante Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, por la salvación de cada uno de vosotros.

Por vuestra falta de oración y de donación, no podéis ni imaginar, lo que es condenación eterna. Es más, satanás se ha encargado de que no tengáis, ya, Fe, en que existe un Dios que os va a juzgar al fin de vuestro tiempo, al fin de vuestra misión. Habéis sido engañados por años y años y por eso Yo he insistido a Mi Hijo que derramara Su Misericordia por cada uno de vosotros, para ver que tuvierais esa Luz, que os da el Espíritu Santo, para que os dierais cuenta de la realidad que esta humanidad está viviendo, que más que vida, es muerte.

Espiritualmente, desde el Cielo, os veMos como muertos en vida. Camináis, vivís, trabajáis, pero, ya, vuestra vida, vuestras acciones, no producen ningún bien, ni para vosotros mismos ni para la salvación de otras almas, que necesitan de la oración de sus semejantes. No veis ya, por vuestro hermano necesitado, no buscáis ayudar a vuestros hermanos que necesitan de un momento de conversación con vosotros, para elevarles su espíritu, para apoyarles en su desesperación, en su abandono; ya ni siquiera queréis pensar que algún hermano vuestro os necesite, porque no queréis perder vuestra comodidad.

¡Pecáis tanto de omisión! ¡Cuánto desamor veMos en el Mundo!, ya no vivís para producir Amor, ya no compartís de lo que tenéis con vuestros hermanos, porque ya no lleváis la alegría que da el Amor de Nuestro Dios y Señor, que no lo lleváis en vuestro interior. Satanás os ha llenado de preocupaciones, tenéis preocupaciones de tantas cosas, y eso os quita la Paz, y si no tenéis Paz, no podéis buscar los bienes espirituales que vienen del Cielo.

Cuánta maldad hay en vuestro (lenguas…), mucho mal tenéis en vuestro corazón y ya poco os acordáis, o, prácticamente, nada deseáis recordar de lo que hizo Mi Hijo por cada uno de vosotros. Os vino a traer la Sabiduría que se vive en el Cielo, os vino a traer el Amor que habita ahí, os vino a traer la Paz Divina, os dio todo Su Ser por vuestra salvación. No le pidió a un Ángel, no le pidió a un ser humano que tomara Su lugar para vuestra salvación y redención; el Pecado causado por satanás y realizado por vuestros Primeros Padres, fue demasiado grande, y nadie más que una Persona Divina, podía sacar adelante al ser humano, a la generación humana, afectada por ese Pecado del inicio de los Tiempos.

Ya no meditáis esos momentos bellos. Por un lado, Yo fui parte de la salvación humana, al traer en Mi Vientre, a Nuestro Dios y Salvador, Mi Hijo Jesucristo. Se fijó en Mí, para ser Portadora de éste Tesoro Divino. Ésta Humilde Servidora del Señor, Se dio por vosotros, os trajo el Cielo y, vosotros, no meditáis en estas realidades, realidades que a todos vosotros os han cuidado, os han protegido, os han tratado de llevar a la santidad, para que pudierais regresar, nuevamente, al Reino de los Cielos, de donde bajasteis a servir a Nuestro Dios.

Si al menos, cinco minutos diarios, pensarais y agradecierais a Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, y a Mí, vuestra Madre, por toda la Bondad del Señor, por todas estas bondades, creceríais en santidad rápidamente, porque el Santo Espíritu, Mi Esposo, os empezaría a llenar de Sus Gracias, de Sus Dones, de Sus Bendiciones, para que fuerais entendiendo, en mayor profundidad, ésta realidad Divina, que es tan bella, tan grande, y que la necesitáis, Mis pequeños, para que, al reflexionar en estos regalos Divinos, pudierais, vosotros, en humildad, agradecer a Nuestro Dios, por vuestra vida, por vuestra salvación y por el futuro eterno en el Reino de los Cielos. Mucho se os ha dado y, prácticamente, nada se ha recogido de vosotros.

Momentos difíciles están anunciados, ya, alrededor del Mundo, de lo que padeceréis para vuestra purificación. Ciertamente, muchas almas se condenarán, porque no ha habido suficiente oración para salvarlas.

Sigo insistiendo, Mis pequeños, alrededor del Mundo, en Mis Apariciones, en las Locuciones, en Mis Milagros, para acercaros, nuevamente, a la Gracia, al arrepentimiento, y con ello, a vuestra salvación eterna.

Seguiré insistiendo ante Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad, por vosotros, pero, recordad, que tenéis el libre albedrío y si no lo utilizáis para vuestro propio bien, vosotros mismos os estaréis ganando vuestra condenación eterna.

Recordad, mucho se os ha dado, y muy poco se ha recogido de vosotros, Me duele deciros esto, Mis pequeños, Me duele, porque Soy vuestra Madre y a una madre le duele, infinitamente, perder a un hijo y muchos, muchos de vosotros, estáis ya, en esa posición la de perderos eternamente.

Acudid, pues, a Mi Esposo, el Santo Espíritu de Amor, para que os ilumine, para que os haga ver vuestra realidad espiritual, para que os guíe hacia la salvación eterna y poned de vuestra parte. Humillaos ante Nuestro Dios, reconoced vuestras faltas, pedid auxilio a Mi Hijo, vuestro Redentor y alcanzaréis Misericordia de Nuestro Dios.

Gracias, Mis pequeños.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El hecho de que tengáis el don de la vida, es una Gracia inmensa

14 Marzo 2019 El hecho de que tengáis el don de la vida, es una Gracia inmensa, es Mi Amor en vosotros, es Mi Presencia en cada uno de vosotros.

Rosario vespertino-Mensaje ÚNICO.

==============================

Mensaje de Dios Padre a J. V.

==============================

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Les da vergüenza hablar de Mí, les da vergüenza que les puedan decir “hijos de Dios”. Recordad las Palabras del Evangelio: aquél que Me niegue ante los hombres, Yo lo negaré, también, al momento en que regreséis.

Hijitos Míos, al momento en que Yo os doy el don de la vida, al momento de vuestra concepción, Yo ya os he escogido desde el Cielo, para que bajéis a servirMe, y vosotros habéis aceptado, con gran gusto.  Ciertamente, al momento en que os encarnáis, en que vuestra alma entra en el cuerpo que apenas se está iniciando, cuando apenas se están uniendo ésas dos células que os van a dar vida, vuestra vida, ya desde ese momento inicia la vida, y vosotros ya estáis ahí con vuestra alma.

Mis pequeños, el venir a servirMe a la Tierra, es una Gracia inmensa que concedo a las almas. Hay miles, millones de almas que quisieran bajar a servirMe, cada uno de vosotros fuisteis escogidos para ello.

Mi Amor está en vosotros, os cuido desde el preciso momento en que Me disteis vuestro “fiat” de venir a servirMe, de traer Mi Amor a la Tierra. Ciertamente, hay un compromiso de parte Mía hacia vosotros y un compromiso de parte vuestra hacia Mí. Os voy llevando por el buen camino, pero tenéis el libre albedrío.

Cuando vosotros habéis hecho ese compromiso Conmigo, vosotros  estáis aceptando Mis Leyes, Mis Mandamientos pero, sobre todo, el llevar Mi Amor del Cielo a la Tierra; es un compromiso grande y bello. Como os he dicho muchas veces, vuestra misión en la Tierra, es venir a salvar almas, dejando que la Presencia de Mi Hijo Viva en vosotros y trayendo el Amor que se vive en el Cielo. Ciertamente, para ello, vosotros debéis mantenerMe a Mí, en vuestro corazón a lo largo de vuestra existencia, durante vuestra misión en la Tierra.

Os he explicado, también, muchas veces, que venir a la Tierra, es venir a luchar y luchar fuertemente contra las fuerzas del mal, recordando que satanás, es el príncipe de este mundo, y él, al saber que viene un alma más a la Tierra, se va a encargar de atacarla, porque sabe que cada alma que llega a la Tierra, viene llena de Mi Amor y viene para vencerlo al vivir Mi Amor entre los hombres. Pero, ¿qué pasa con todo ello?, el hombre escoge, muchas veces, el vivir según la carne, el vivir según el mundo y apartarse de ese compromiso que hicisteis Conmigo en el Cielo, antes de bajar.

Por Mi parte, Mi compromiso hacia vosotros, es protegeros, guiaros, daros Mi Verdad, que negó satanás, que ya no quiso llevar sobre sí y no servirMe. Yo os protejo contra sus fuerzas malignas; tenéis Mi protección de Mi Santísima Trinidad, viviMos en vuestro interior, tenéis la protección de Mi Hija la Siempre Virgen María, de Su esposo, el Señor San José, de los Santos Ángeles y especialmente del Ángel Custodio, que os pongo para que vosotros seáis protegidos, además, vuestro Ángel Custodio está en comunicación continua Conmigo, vuestro Dios. Él es el que Me indica cómo estáis vosotros, qué necesitáis y os lleva, también, por caminos seguros, siempre y cuando, vosotros le pidáis ser protegidos por él.

Ciertamente, vosotros, no os vais a dar cuenta de tantas veces en las que sois atacados por satanás porque vuestro Ángel Custodio os protege, eso lo sabréis cuando retornéis aquí, Conmigo, al Reino de los Cielos, si es que cumplisteis con vuestra misión, con vuestro compromiso, con vuestra promesa.

Mis pequeños, sois Mis hijos, Soy vuestro Padre, en todo momento os cuido, pero, daos cuenta, nuevamente, os lo pido, de que meditéis íntimamente, bajo Mi Gracia, con Mi Amor: El hecho de que tengáis el don de la vida, es una Gracia inmensa, es Mi Amor en vosotros, es Mi Presencia en cada uno de vosotros.

Os he dicho, Mi Santísima Trinidad Vive en cada uno de vosotros, y vosotros, tenéis la obligación, sí, Mis pequeños, tenéis la obligación, de transmitirnos, de mostrarNos ante el mundo, a través de vuestras obras, a través de vuestras palabras, a través del amor que debe ser parte esencial de vuestra existencia.

Obviamente, satanás os atacará más fuertemente, porque sus dominios, que son de maldad, de obscuridad, de terror, él no quiere ver almas que estén trabajando para destruir sus dominios, almas, almas que vienen a traer esa Luz que se perdió por el Pecado Original.

Todos lleváis Mi Luz en vuestro interior pero, la gran mayoría de vosotros la esconde, no la deja salir, no viven  para Mí, no se vuelven esos Cristos que Yo quiero ver en este tiempo.

¡Hay tantas almas que desperdician esta tarea tan bella, tan grande, tan loable, de ser Mis mensajeros en estos tiempos de tribulación! ¡Cuántas almas se salvarían si vosotros fuerais esos mensajeros de Amor, como lo fue Mi Hijo! Él quiere encarnarse en vosotros, pero vosotros se Lo tenéis que pedir, y al momento en que si, realmente, vosotros accedéis a ello, empieza vuestro Cielo en la Tierra. Es un gozo tremendo para el alma, que Mi Hijo Viva en vosotros, que Mi Hijo os guíe, que Mi Hijo os reeduque en el Verdadero Amor y no en el amor que se vive en la Tierra, que es un amor que deja mucho que desear y que es un amor pecaminoso, porque está contagiado por la maldad de satanás.

Cuando vosotros vivís, realmente, para servirMe, por un lado, ciertamente, seréis atacados por satanás pero, por otro lado, Me derramaré en Bendiciones, Carismas, Gracias, sobre vosotros. Viviréis lo que la gran mayoría de vuestros hermanos no viven, porque les da vergüenza servirMe, les da vergüenza hablar de Mí, les da vergüenza que les puedan decir “hijos de Dios”. Recordad las Palabras del Evangelio: aquél que Me niegue ante los hombres, Yo lo negaré, también, al momento en que regreséis.

Gracias, Mis pequeños.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Aquél que vive en Paz ha encontrado un gran tesoro

19 Marzo 2019 Aquél que vive en Paz ha encontrado un gran tesoro, aquél que vive Conmigo, ya encontró el Cielo.

Rosario vespertino-Mensaje ÚNICO.

==============================

Mensaje de Dios Padre a J. V.

==============================

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: ¡Es tanto, tanto lo que os mete satanás en vuestra vida, que os separa de Mí!, no os deja tener Paz, y aquél que no tiene Paz, no entra en su corazón y no Me invita a tener ese coloquio Divino.

Hijitos Míos, no es el Mundo ni los valores del Mundo los que os dan la Paz interior, Soy Yo, vuestro Dios, el que os da la Paz. Y esto lo podéis, también, comprobar con aquellos que, a pesar de tener muchos bienes del Mundo, muchas riquezas, no hay Paz en su corazón, se llenan de problemas, buscan tener más de lo del Mundo, temen por perder lo que atesoraron del Mundo, en fin, son tantas, tantas las vicisitudes a las que os pueden llevar los bienes del mundo, en donde, en lugar de tener Paz, tendréis problemas y temores.

Como os dije, el estar Conmigo, el buscar los bienes del Cielo, el buscarMe a Mí, Mi Sabiduría Divina, el buscar Mi Compañía, el buscar Mi Amor, eso es lo que os va a dar la Paz, que muchos de vosotros anheláis.

Aquél que vive en Paz ha encontrado un gran tesoro, aquél que vive Conmigo, ya encontró el Cielo.

Pero ¿cuántos de vosotros, realmente, estáis buscando ese momento santo?, que es la Paz, y que se obtiene, como os dije, en estar Conmigo, buscándoMe y viviéndoMe, y lo más bello, transmitiéndoMe, para que otros tengan, también, de la Paz, de la cual, ya vosotros alcanzasteis y deseáis transmitir.

Os había dicho que satanás, lo primero que os iba a querer quitar, es la Paz, y muchos de vosotros vivís en la tribulación, pensando en el qué va a suceder, y así, entre unos y otros, elucubráis.

Satanás se mete en vuestra vida, os mete ideas que vosotros empezáis a acrecentar y eso, os va quitando la paz, porque, nada de eso, quizá, sea verdadero, sino solamente son elucubraciones por las que satanás os está llevando por mal camino, para que vosotros tengáis muchas preocupaciones de diferente índole, que os distraen y os evitan el estar Conmigo, viviéndoMe y transmitiéndoMe.

Esa es vuestra obligación, Mis pequeños, transmitirMe, pero antes, llenarse de Mí y eso lo lográis con el estudio, con la oración, con la meditación, con la vida santa, con la vida de ejemplo, con la vida de amor, ¿cuántos, de vosotros, realmente, lleváis una vida así?, prácticamente, sois muy pocos.

Antes que vivir todo esto que os acabo de decir, os llenáis de preocupaciones, en ¿cómo pagaréis esto o aquello?, porque no os alcanza lo que ganáis, o porque las enfermedades menguan vuestra salud y no estáis trabajando y sufrís por eso. ¡Es tanto, tanto lo que os mete satanás en vuestra vida, que os separa de Mí!, no os deja tener Paz, y aquél que no tiene Paz, no entra en su corazón y no Me invita a tener ese coloquio Divino.

Todos vosotros lo necesitáis, debéis entrar en vuestro corazón y platicar Conmigo, vuestro Dios. La Sabiduría no os vendrá de otro lugar, por más que lo estudiéis, que busquéis en libros, que busquéis en consejos. Mis pequeños, la Sabiduría que os doy, es personal, cada uno de vosotros tenéis una misión y esa misión requiere una forma específica de llevarla a cabo, porque cada uno de vosotros sois diferentes y actuáis en forma diferente ante el mismo estímulo o ante la misma reacción. Por eso, cada uno de vosotros debéis entrar en vuestro interior, buscarMe y dejar que Yo os guíe, para lo que Yo necesito que vosotros hagáis.

Os he explicado antes, que el servirMe, a Mí, vuestro Dios, es una Gracia muy grande que os he concedido y que muy pocos, realmente, lo meditan. Vosotros, debéis meditar y al meditar, gozar cuando Yo os explique estas realidades Divinas. Mi Mismísimo Hijo lo hacía, Jesucristo, Mi Hijo, vuestro Salvador, tenía ese coloquio continuo Conmigo; pasaba, a veces, noches enteras platicando Conmigo, para que Yo Le diera instrucciones, para que llegáraMos a un acuerdo sobre lo que tendría que Él hacer por vosotros. Si Él Mismo Lo hizo, ¡con qué mayor razón lo tenéis que hacer vosotros!

Creéis saber todo, sentís que con lo poco que dais de oración o de vida espiritual, ya con eso es suficiente, y no, Mis pequeños, para llegar a un grado de perfección, tenéis que invertir mucho y, vosotros, la gran mayoría de vosotros, no lo hacéis.

Tengo Yo que estar mendigando vuestro amor, tengo que estar buscándoos por todos lados, para que Me deis un tiempo y, generalmente, ese tiempo es muy pequeño. Preferís buscar los gozos del mundo, buscar diversiones, distracciones, y a eso sí le dais mucho tiempo, pero a lo que es importantísimo, tanto para vuestra vida, como para la vida de los  que están a vuestro alrededor, a los cuales, podéis ayudar para su salvación, invertís muy poco tiempo. ¿Cómo queréis llegar a la perfección y ser llamados “hijos Míos”, si Me dais tan poco tiempo y, es un tiempo de muy poca calidad?

Satanás, tiene, también, a aquellos que le siguen y, muchos de ellos, dan mucho más tiempo en su preparación en el mal, que vosotros, que estáis llamados para hacer el Bien.

Los ataques de satanás los estáis viviendo ya, estáis viviendo alrededor de vosotros una gran problemática espiritual, y ni aun así vuestro corazón voltea a verMe y a pedir ayuda para vuestro crecimiento espiritual.

Os debéis preparar, Mis pequeños, los ataques serán muy fuertes y vosotros no os estáis protegiendo lo suficiente como para poder contra atacarlo. Os lo he venido pidiendo desde hace tiempo y no queréis entender, estáis poniendo en juego vuestra salvación eterna.

Aprended de Mi Hijo, aprended de Mi Hija, la Siempre Virgen María, aprended de los Santos, aprended de aquellos hermanos vuestros, que con su vida, con su donación, os dan lecciones de amor. Todos vosotros sois Mis hijos, a todos vosotros os he dado una misión particular, y esa misión, muy diferente una de otra, porque todos sois diferentes, van ayudando a ésta pobre humanidad, a alcanzar su cambio, su salvación, su purificación, y esos momentos ya los tenéis encima y no os estáis preparando.

Mi Hija, la Siempre Virgen María, estará con vosotros en todo momento. Mi Santo Espíritu, os está guiando pero, vosotros, no queréis entender, sólo aquellos que, realmente, entran en oración profunda, aprenden a escuchar a Mi Santo Espíritu. ¿Qué haréis todos los demás de vosotros, que no queréis escuchar las directrices que os está marcando Mi Espíritu Santo? Queréis el Cielo, trabajad, pues, para alcanzarlo.

Gracias, Mis pequeños.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La vida en su totalidad es una continua prueba


13 abril 2019

Mensaje de San Nuncio Suplizio (Gran Milagroso)

Alabado y bendito sea Dios Altísimo. Queridos hermanos, soy un santo recién estrenado porque hace poco han  proclamado mi vida con virtudes heroicas. Yo, el joven Nuncio, os hablo.

 

Y me dirijo a vosotros por medio de este instrumento en el aniversario de mi nacimiento,  para motivaros a que viváis una vida de virtud y ausente de deseos materiales y frívolos que no os darán el Cielo, porque sólo el amor a Dios, al prójimo y la ausencia de deseos frívolos que para nada os van a santificar, os pueden ganar la Vida Eterna. Yo, Nuncio Sulprizio,  os hablo.

 

La vida en su totalidad es una continua prueba, yo pasé muchos avatares que me hicieron practicar la virtud una y otra vez, porque sufrí en el cuerpo y en el alma, pero aparte de mi corta vida, la volvería a pasar triplicadamente por lo que todo lo que pasé me ha alcanzado. Dios es un Padre amoroso que ve, perdona y sostiene al que sufre, por eso hermanos, no os desaniméis ante las pruebas, porque son muy necesarias para la santidad, lo mismo que el estiércol lo es para las plantas y para que crezcan más fuertes y den más frutos. Esto es difícil de entender en la vida, pero en la eternidad todo se ve diferente y entonces te das cuenta que las pruebas fueron verdaderas gracias de purificación que Dios nos dio para salvarnos y no solo para salvarnos sino para ayudarnos a crecer en virtud. Yo, Nunzio, os hablo.

 

Andáis caminando por un terreno pedregoso cuando el odio, el rencor, el desaliento y la apatía os inunda. Haced más oración o hacedla con más calidad, centrados en el Altísimo, Él os entiende porque Él desde su infancia pasó toda clase de pruebas, no quiso tener una vida fácil, su vida fue austera y disciplinada, cargada también de pruebas junto a sus queridos padres. Yo, Nuncio, os hablo.

 

Por tanto, hermanos y hermanas, tened ánimo que Dios no os deja, sois vosotros quienes lo dejáis a Él y, sed vigorosos siempre en la virtud os cueste o no os cueste, fuertes en la fe y alimentándola con horas de oración, Yo, Nuncio Sulprizio, os hablo y os doy mi testimonio. Rezadme con fe, que os ecucharé. Alabado y bendecido sea Dios por siempre jamás.

NOTA. Fecha de nacimiento 13 de abril de 1817, Pescara, (Italia)

 

Fallecimiento  5 de mayo de 1836, Nápoles, (Italia)

 

Beatificado  1 de diciembre de 1963

 

Canonizado el 14 de octubre de 2018

 

Patrón de los inválidos y de los accidentes laborales.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario