Vuestra Madre está sedienta de recibir el amor de cada uno de sus hijos

6 diciembre 2014                                                   05:32 Horas

Dice Santa María:

Hijos míos, en estos días que transcurren, os pido oraciones, que os digáis a cada uno de mis hijos, vuestros hermanos, que el día 8 de diciembre quiero veros juntos a todos, unidos por el amor y por la paz en mi morada; quiero estar junto a cada uno de vosotros, poder acariciaros, besar vuestras mejillas y poneros bajo mi Manto de Protección y de Amor. Quiero que celebréis conmigo, que vengáis con cantos, con alegría, llenos de esperanza y de fe, que os reunáis en el Sagrario con mi amado Hijo, que os pidáis perdón desde lo más profundo de vuestros corazones y hagáis la promesa de cambiar vuestras vidas, de ser verdaderos hermanos entre sí y de acudir en la ayuda de todos aquellos que están sufriendo hambre y sed y se encuentran solos y muchos de ellos perdidos en medio de un mundo de dolor y de inmensas injusticias llevadas a ellas por aquellos que gobiernan y también por quienes, con mentiras, os quitan de mi morada y os llevan rumbo a los brazos del ángel desterrado y a las fuerzas del mal.

Por ello, os ruego a cada uno de vosotros que salgáis de mis moradas y caminéis puerta por puerta y atraveséis toda la tierra, que crucéis las fronteras y lleguéis al encuentro de todos vuestros hermanos que están sedientos de la Palabra, de una palabra de amor, que os acompañen y os guíen rumbo a la Casa de vuestro amado Padre, mi amado Señor. No dejéis solo nunca más a un hermano vuestro, no permitáis que se pierda una sola alma más en el inmenso desierto de la oscuridad; traedlos rumbo al Gran Rebaño con cantos y alabanzas y decidles que renuncien a todo y sigan tras los pasos de mi amado Hijo; decidles que vuestra Madre está sedienta de recibir el amor de cada uno de sus hijos y que quiere entregaros desde su Corazón LA LLAMA DE AMOR QUE OS LLENE DE PAZ, ARMONÍA, ESPERANZA Y FE, y que os conviertan cada uno de ellos en verdaderos Misioneros del Amor de CRISTO JESÚS a través de toda la tierra.

Vivid amando, sed verdaderos hijos de vuestro Padre y verdaderos hermanos de mi amado Hijo JESÚS. Orad, amados hijos, haced penitencia, ayuno, y os reitero, confesad vuestros pecados, liberad vuestras almas y vivid en total armoniza y paz. De esa forma recibid a mi amado Hijo, recibid su Cuerpo y su Sangre, renovad vuestros votos de humildad, de pobreza, de entrega, de amor y de armonía, sed el más pequeño de todos los servidores y aquel que lleve la Palabra a cada rincón de la tierra. Venid a mi Inmaculado Corazón con cánticos. Y os pido que os transmitáis a todos mis hijos e hijas que nunca, ni un sólo día, dejéis de rezar el Santo Rosario por la paz, por el amor, por las almas del Purgatorio, por vuestra Madre Tierra y la naturaleza, por las conversiones, por un mundo de armonía y por la unidad de todas las religiones de vuestro mundo, y que en total unidad acudáis al encuentro de vuestro Padre y pidáis perdón rezando la oración que mi amado Hijo os entregó por todo el mal que habéis hecho mucho de vosotros al mundo a través de todos estos años. Vivid, amados hijos, la alegría de saber que tenéis un Padre lleno de bondad y de amor, que os ama y os perdona, que mi Hijo os acompaña y que el Espíritu Santo os bendice a cada uno de vosotros y a vuestras familias, y que yo, vuestra Madre y Madre de mi amada Iglesia, os amo y os quiero tener siempre junto a mi Corazón, quiero que vengáis a mi morada, que nos contéis vuestros dolores y sufrimientos y nos pidáis, no os canséis de pedirnos, y os aseguro que se os dará todo si lo hacéis realmente desde un corazón lleno de amor y de paz.

Recordad esto que os quiero pedir, no os separéis de quien se encuentra en el Trono de Pedro, acompañadlo, escuchadlo e imitadlo en la humildad, en su entrega y en su amor. Dejaos guiar, amados hijos míos, por él y caminad en total unidad rumbo al amor y a la paz. No permitáis que nadie nunca más os quiera separar de mi morada con engaños y falsas promesas. Vivid, sí, vivid, hijos míos, siendo LIBRES CRIATURAS DE LA CREACIÓN y sembrad sobre toda la tierra fértil la semilla de la palabra y de la paz; ayudaos entre vosotros, cuidaos de inmensos temporales y huracanes que se desatarán sobre vosotros, pero tened la plena seguridad que si estáis unidos en la fe y junto a mi morada y la Llama de Amor de nuestros Inmaculados Corazones, nada os ha de pasar, viviréis una nueva vida, y esa vida estará llena de armonía y amor.

Os pido y os ruego, venid a mi morada, acompañadme el 8 de diciembre. Haced que el mundo entero ingrese en la más inmensa oración y renazca por los siglos de los siglos el amor y la paz y descienda sobre todos vosotros.

Os amo, pequeños míos, os amo.

Amén.

SANTA MARÍA MADRE DE LA IGLESIA

 

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s