PARA ENTRAR EN EL REINO DE LOS CIELOS

18 de enero de 2015

PARA ENTRAR EN EL REINO DE LOS CIELOS DEBÉIS HACERLO CON EL TRAJE DE LA GRACIA

Hijos Míos, Soy Jesús de Nazaret quien os habla. Quiero advertiros que proliferan por el mundo mensajes que quieren atribuir a Mi Madre y a Mí, y muchos son falsos, no vienen de un espíritu bueno, porque Yo, Hijos Míos, Soy Amor y amo a todo el mundo, al pecador y al justo, y no fomento el odio entre hermanos, hijos de un mismo Padre. Yo, Jesús, os hablo. 

Por tanto, esos mensajes que incitan al odio, al desprecio de otros hermanos, no son Míos, porque Yo os pido constantemente que os améis unos a otros y os perdonéis, y no voy a pediros por medio de otros instrumentos que os odiéis, o voy a hablar mal de nadie. No puedo ir en contra de Mi Evangelio que es para todos los tiempos. Por eso, analizad lo que leáis y constatarlo con el Santo Evangelio, porque aquello que sea nuevo, no predicado por Mí, e incite al odio o desprecio “no viene de Mí”. Yo, Jesús, os hablo.

Hijos Míos, se odia al pecado pero no al pecador, por el que hay que rezar y ofrecerse, tenedlo en cuenta. No os olvidéis que tanto Mi Madre como Yo somos Amor. Nadie pretenda ir por delante de Mis designios, Yo Soy el que os dirige, por tanto, hijos, basad vuestra fe y vuestras composturas en Mis enseñanzas e imitación, pero no enfrentaros unos a otros. Y si veis algo que no encaja con Mi doctrina en Mis pastores, ponedlo en oración y rezad por las personas que así actúan. Yo, Jesús, os hablo.

Esto no quiere decir que tengáis que rechazarlo todo, quiere decir, que analicéis y constatéis con el Evangelio y el Magisterio de la Iglesia. Que estéis pendientes de los signos de los tiempos, que viváis en gracia de Dios y arregléis vuestras “cuentas espirituales” con vuestra familia, amistades y demás, porque para entrar en el Reino de los Cielos debéis hacerlo con el traje de la gracia, imprescindible para salvarse (Mt 22, 1-14), con el corazón limpio de odios, juicios temerarios y rencillas y con una plena confianza en Mí.

Así que hijos, poned en práctica lo que tantas veces os decimos, que perdonéis, que no os sintáis ofendidos por algo que hace tiempo pasó con un algún familiar, que eso Yo no lo quiero. Que seáis humildes y cedáis y no admitáis en el alma venenos que son letales para ella, y que la pueden matar para toda la eternidad, si esos venenos, no os los arrancáis de raíz. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo. Paz a todo aquel que leyendo este mensaje lo cree y lo pone en práctica.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s