Debéis educar a vuestra alma

5 febrero 2015 Debéis educar a vuestra alma, debéis llenarla de Mi Amor y de Mis Enseñanzas.
Rosario vespertino

 

Mensaje de Dios Padre a J. V.

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Los tiempos se acercan aceleradamente, tendréis muchos cambios en este año que ya empezó, iréis viendo cómo se separa el Bien del mal, ¿de qué lado estaréis cada uno de vosotros?

Hijitos Míos, es el amor de pocos el que hace que todavía Me derrame por muchos y por eso os he pedido que vosotros intercedáis por vuestros hermanos porque, ciertamente, no todos vosotros tenéis el mismo nivel de espiritualidad. Por eso, os he hablado, anteriormente, sobre que sois hermanos menores y los hermanos mayores, que si primeramente existen dentro de la familia, también existen a nivel espiritual, en el Mundo entero.

Hay hermanos vuestros que están más adelantados (Lenguas…), espiritualmente. Para ellos, Yo Soy todo, viven de Mí y para Mí. Así deben ser las almas que quieren estar Conmigo, donadas totalmente a Mi Voluntad, pero cuando os digo que estéis donados totalmente a Mi Voluntad, no quiere decir que vais a dejar de hacer lo que tenéis qué hacer. Podéis ser padres o madres de familia y estar donados totalmente a Mi Voluntad, podéis ser solteros y tener un trabajo, podéis ser estudiantes o niños pequeños con uso de razón y seguiréis haciendo lo que estéis haciendo, pero donados totalmente a Mi Voluntad.

¿Qué es el donarse totalmente a Mi Voluntad? Os lo he explicado antes y es que Me dejéis Vivir a Mí, plenamente, en vosotros. Sabéis que vosotros no pertenecéis a este Mundo. Vinisteis a este Mundo a transformarlo con lo que vosotros vivís en vuestro interior, que es Mi Amor.

Vosotros pertenecéis a un Mundo de Amor, a un Mundo en donde hay respeto entre unos y otros, en un Mundo en donde se le ayuda al necesitado, a un Mundo en donde vosotros buscáis la paz, la mantenéis, la gozáis, un Mundo en donde hay respeto de grandes a chicos, donde hay respeto hacia los que son superiores y, el superior, respeta al inferior también.

Esto y mucho más, se vive en el Reino de los Cielos. Mi Hijo os dio la pauta a seguir, Él vivió como se vive en el Reino de los Cielos. Él os educó como se educa a las almas en el Reino de los Cielos. Vosotros fuisteis creados para vivir en el Amor e irlo acrecentando con la ayuda de Mi Santo Espíritu, vosotros no fuisteis creados para vivir como estáis viviendo ahora, con tanta maldad a vuestro alrededor y con tanta maldad en vuestro interior. A tal grado os ha hecho satanás creer en sus mentiras, que vosotros ya no vivís en las Verdades que os Enseñó Mi Hijo, buscáis las mentiras de satanás y su forma de ser, para que las viváis, os divirtáis y hagáis nuevas formas de vida, muy diferentes a lo que os Enseñó Mi Hijo Jesucristo.

La mentira ha nublado vuestras mentes y vuestros corazones, os aburre vivir en la Verdad y en la Perfección de las almas. Cuando estáis viviendo en ésa perfección, vosotros recibís plenamente Mi vida y todos los regalos con los que acostumbro agradecer y consentir a las almas buenas.

Vosotros, los que ya no estáis Conmigo, los que no queréis vivir de acuerdo a Mi Santa y Divina Voluntad, exigís que Yo os dé, pero para seguir pecando, no para crecer en virtud, en amor, en Sabiduría. Queréis vivir sanos, alegres, según vuestra voluntad, queréis seguir pisoteando Mis Leyes de Amor y, aun así, queréis seguir siendo consentidos de Mi Amor y de Mis regalos, tanto materiales como espirituales y esto no puede ser así, Mis pequeños. Me desobedecéis haciendo vuestra voluntad, Me ofendéis, pasando por sobre Mis Leyes, no Me consentís haciendo lo que Yo os pido en los Mandamiento y queréis que Yo os consienta a vosotros. Estáis muy equivocados, Mis pequeños.

Os he dicho que un padre, una madre, consienten más a los hijos obedientes y buenos y, a los que dan problema, ciertamente, los tratan de atraer hacia ellos y les dan más atención, para tratar de evitarles problemas a su alrededor. No los desprecian, los aman, porque son sus hijos y se dan cuenta de los problemas que causan a su alrededor y cómo los demás no los quieren, por eso los tienen muy cerca de su corazón, pero, desgraciadamente, no todos responden de una buena forma y tampoco cambian para el bien de ellos y para el bien de los que están a su alrededor.

Desperdiciáis muchas bendiciones que Yo os doy, mal usáis también éstas bendiciones, porque al querer hacer vuestra voluntad, no las usáis sabiamente, vuestras decisiones son humanas y esto quiere decir que son imperfectas y por eso desperdiciáis tanto de lo que Yo os doy.

Necesitáis ayuda del Cielo, os lo he dicho tantas veces, si no os acercáis a Mí, si no pedís que Mi Santo Espíritu os guíe por caminos de Verdad y de Sabiduría, vosotros mismos no los vais a encontrar. Puesto que vosotros no sois perfectos, tenéis que acudir a una Fuente Perfecta, para recuperar o al menos, tener, por un momento, la Sabiduría Divina que necesitáis para llevar a cabo alguna acción que necesitáis, pero no lo hacéis. Sois soberbios, tontos, os falta Sabiduría, os falta humildad. ¿Cómo queréis llegar a la perfección si no hay humildad de parte vuestra para acercaros a Mí?

Los tiempos se acercan aceleradamente, tendréis muchos cambios en este año que ya empezó, iréis viendo cómo se separa el Bien del mal, ¿de qué lado estaréis cada uno de vosotros? Obviamente, diréis que del lado del Bien, pero ¿estáis preparados para hacer el Bien? ¿Tenéis las capacidades? ¿Me las habéis pedido? ¿Deseáis realmente de corazón hacer el Bien y no os arrepentiréis de estar de éste lado del Bien, u os aburriréis de estar de Mi lado y Me traicionaréis para luego regresar al lado contrario, al del mal y viviendo, supuestamente, mejor?

Satanás os engaña, satanás no quiere vuestro bien pero si vosotros, voluntariamente, os estáis apartando de Mí, y buscáis a satanás y sus obras, padeceréis también vosotros el error y ése error traerá consecuencias, consecuencias actuales y consecuencias futuras.

Ved pues por vuestra salvación eterna, Mis pequeños y ayudad a aquellos que también lo necesitan.

Gracias, Mis pequeños.

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Orad mucho por las almas de vuestros hermanos alrededor del Mundo, que estéis viendo que viven en el error, que presentan mucha soberbia de su parte, que no permiten ningún consejo bueno.

Ya antes os he dicho, Mis pequeños, que vosotros sois las almas que supisteis escoger, así como María y Martha. Sois las Marías de éste tiempo, supisteis escoger la mejor parte, que Soy Yo, vuestro Dios.

Hay tan pocos en este Mundo que están queriendo vivir de acuerdo a lo que es el Amor Verdadero. No os imagináis cómo la pasarán las almas que no han sabido escoger el camino del Bien.

Satanás las he engañado a tal grado, que ridiculizan, éstas almas malas, a las almas buenas por eso, en las Escrituras, se habla de aquellos que en estos tiempos ríen y, después, va a ser llanto, cuando estén ante Mi Presencia. Sí, ríen ahora, se burlan de los que son Mis hijos y hasta se deshacen de ellos, porque viven de acuerdo a Mis Leyes y a Mi Amor, se sienten ahora los dueños del Mundo. Las guerras étnicas, realmente no van destruyendo razas, necesariamente, sino más bien, ideologías y van queriendo acabar con aquellos hijos Míos, aquellos que fueron Marías, o sea, que prefirieron seguirMe, seguir las Enseñanzas de Mi Hijo, vivir en el Amor y transmitirlo; porque, ciertamente, las almas que no están Conmigo, se sienten mal cuando están junto a almas buenas.

Estas almas malas se sienten señaladas, se sienten menos y, quizá, hasta ridiculizadas, pero un alma que está Conmigo, está llena de virtud y nunca va a ridiculizar a un hermano de ella, porque no checa con la forma de ser de Mis hijos.

Ciertamente, las almas malas no tienen Sabiduría y no saben cómo manejarse entre gente que está Conmigo, se sienten mal y prefieren, en un momento dado, eliminar a las almas buenas, que tratar de entenderlas, para ser también ellos buenos. Muchas de estas almas malas, saben de Mí, saben de Mis Milagros, saben Quién Soy, pero no desean estar Conmigo, éstas son almas que han sido extremadamente engañadas por satanás y, aún a pesar de ello, las amo y les doy oportunidades de salvación, pero no, prefieren seguir en su error, en su maldad y esto las lleva, necesariamente, a la condenación eterna.

Ayudadles pues, Mis pequeños, a encontrar ésa Luz, que existe, que Yo envío para todas aquellas almas que están en el error.

El error, prácticamente es un acto de soberbia, en el error, hay mucha soberbia de vuestra parte y, por eso, son pocas las almas que se pueden salvar cuando se está en grandes errores. No tienen la humildad de pedir Mi ayuda, para que les abra su mente y su corazón y se den cuenta de la realidad. Que vean dónde está el error y, sobre todo, que tengan ganas de cambiar para mejorarse.

Orad mucho por las almas de vuestros hermanos alrededor del Mundo, que estéis viendo que viven en el error, que presentan mucha soberbia de su parte, que no permiten ningún consejo bueno. Estas almas necesitan de médico y el mejor Médico, Soy Yo, vuestro Dios.

Ponedlas en Mi Corazón, poned su corazón junto al Mío y, de esta forma será purificado.

Gracias, Mis pequeños, por todo lo que hagáis por éstas almas, son hermanos vuestros, son Mis hijos y necesito de su salvación. Vuestra salvación, si estáis Conmigo, está asegurada. Gracias por lo que podáis hacer por ellas, porque las amo y qué mejor que vosotros pidáis por ellas, para que Yo actúe salvándolas, porque cuando así lo hacéis, estáis mostrando un amor fraterno, un amor como el que os dejó Mi Hijo, vuestro Hermano, sobre la tierra y, de ésta forma, vosotros salváis, como os salvó Mi Hijo, os volvéis corredentores, os volvéis amor, como Amor Soy Yo.

Gracias, Mis pequeños.

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Os pido que Me pidáis que os envíe Mi Santo Espíritu y con Él, el don del Discernimiento Santo.

Hijitos Míos, vosotros, los que sí escucháis estos Mensajes, que doy alrededor del Mundo, os pido que Me pidáis que os envíe Mi Santo Espíritu y con Él, el don del Discernimiento Santo. Os he dicho muchas veces, que satanás es muy astuto y tratará de engañaros, especialmente si estáis Conmigo.

Él sabe mucho, sabe perfectamente cuáles son las almas que están Conmigo y las que están apartadas de Mí. Los que estáis Conmigo, os quiere hacer sufrir más. Recordad que él nunca podrá llegar al Reino de los Cielos y no quiere que las almas gocen lo que él gozó cuando estaba Conmigo en el Reino de los Cielos. Mucha maldad existe en él y vosotros no estáis preparados para combatirla. Aún aquellos que se sienten muy preparados, no podrían lograr un enfrentamiento contra él, es una realidad y la debéis aceptar así, para que os acerquéis a Mí y os dé lo que necesitéis para proteger vuestra alma y la de los vuestros.

En las Escrituras, se os dice que sois granitos de arena, no sois nada, estáis sobre la arena y os pisan a cada rato. ¿Cuándo entenderéis, Mis pequeños, que sin Mí no sois algo? Sois nada, no valéis nada si no estáis Conmigo.

Vosotros obtenéis Sabiduría de Mí, porque la buscáis, pero los que pertenecen a satanás, nunca van a buscar y, menos encontrar, la Sabiduría; Ésta, en una palabra, es la que os da, prácticamente, la salvación.

Os protejo demasiado, Mis pequeños, porque conozco la maldad de satanás. Apartaos pues, de las ocasiones de pecado, vivid para Mí y para vuestros hermanos. Si vosotros recibís mal, ¿por qué lo lleváis también a vuestros hermanos? Si os he dado tantas capacidades para entender Mis Misterios, ¿por qué actuáis así, Mis pequeños? Si Yo Soy todo Amor, a quien debéis darle la espalda, es a satanás, él que quiere solamente lo superfluo, lo malo para vosotros.

Depende de vosotros mejoraros, venid a Mí y dejad que Yo os haga ver vuestros errores, pero junto con eso, os voy a dar el remedio para que salgáis adelante. Nunca Me aparto de los que Me buscan, os protejo y os guío, Mis hijos, os amo.

Que Mi Amor quede con vosotros y que Mi Amor os transforme para que lleguéis a ser los hijos que Yo quiero, que cada uno de vosotros, seáis.

Gracias, Mis pequeños.

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Vuestro libre albedrío tiene que ser educado en la Verdad, pero Yo también os pregunto, ¿cuántos padres de familia, realmente están educados para enseñar lo que deben enseñar a sus hijos, para que ellos Me amen y Me respeten?

Hijitos Míos, os he dicho que necesariamente debéis ser santos antes de entrar al Reino de los Cielos, y la santificación se va a ir dando a lo largo de la existencia del hombre y culmina, ya sea, con un acto extraordinario que os dará el pase directo al Reino de los Cielos, como es el martirio o pasaréis al Purgatorio, para que os limpiéis de todo aquello que no se pudo limpiar con vuestros méritos en la Tierra.

Vosotros debéis ser santos, y esto se logra haciendo Mi Divina Voluntad. Ya el hecho de querer hacer Mi Divina Voluntad, es un acto de humildad grande, es un acto extraordinario de parte vuestra, porque os vais a negar a vosotros mismos para seguir Mi Voluntad y recordad que Yo no le puedo negar nada a un alma humilde.

Os he dicho, también, que la santidad se logra llevando a grado heroico alguna de las Virtudes de Mi Hijo que os mostró a lo largo de Su Existencia y, así, todos los santos que conocéis, llevaron a grado heroico, una o varias Virtudes que os enseñó Mi Hijo.

Todos vosotros tenéis la oportunidad de reflejar a Mi Hijo y esto es, que toméis alguna de Sus Virtudes y la llevéis a grado heroico, para que al fin de vuestra existencia o durante ella, se os diga que sois verdaderos hijos Míos, hijos de vuestro Dios.

Tenéis tantas oportunidades, a lo largo de vuestra existencia, para hacer a un lado vuestra voluntad y tomar la voluntad de vuestro Maestro, Mi Hijo Jesucristo pero, os he dicho que, una gran mayoría de vosotros, se os hace aburrido portaros bien, buscáis el mal, que se aprecia como ésa fruta agradable al paladar, pero intolerante cuando la tragáis.

Vosotros mismos buscáis el mal, ciertamente, está a vuestro alrededor y Yo no os presiono para que vosotros sigáis al mal, vuestro libre albedrío escoge, pero, si vuestro libre albedrío no está bien entrenado, bien educado y que sea sabio, difícilmente buscará lo correcto. Sí, Mis pequeños, vuestro libre albedrío tiene que ser educado en la Verdad, pero Yo también os pregunto, ¿cuántos padres de familia, realmente están educados para enseñar lo que deben enseñar a sus hijos, para que ellos Me amen y Me respeten?

Ésta es la desgracia, Mis pequeños, vuestros padres no os dan Mi Alimento Divino, porque ellos no lo piden, porque ellos no lo buscan, porque ellos no quieren estar Conmigo, ni quieren que tampoco vosotros estéis Conmigo.

Orad por aquellos hermanos vuestros, que tuvieron una orfandad espiritual. Ciertamente, ellos no serán juzgados de la misma forma, como aquellos que sí tuvieron enseñanzas Divinas desde pequeños, porque, aun teniéndolas, prefirieron estar en el mal.

Soy un Juez Justo y haré lo debido con vuestras almas, pero como os he dicho, estos son tiempos de salvación, tiempo de intercesión, tiempo de lucha contra las fuerzas del mal, para que no se lleve a las almas de los Míos. A satanás se le puede vencer fácilmente cuando estáis Conmigo pero, difícilmente, cuando habéis escogido las sendas del mal. Si ya estáis en el mal y no os queréis mejorar, os aseguro que vuestra alma se perderá y no verá la Luz, la Verdadera Luz que hermanos vuestros han encontrado. Discernimiento Santo es lo que necesitáis, pedídMelo, pedídseLo a Mi Santo Espíritu, para que deis lo que debéis dar, antes que os mande llamar ante Mi Presencia.

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Recordad que está anunciado en las Escrituras que el Día del Señor vendrá como relámpago, es cuestión de segundos, no habrá tiempo de ir a algún sacerdote para que perdone vuestros pecados.

Hijitos Míos, estos tiempos que vais a vivir, estos últimos tiempos, serán muy diferentes a lo que hermanos vuestros han vivido antes. Ellos no tuvieron la Purificación que tendréis, ellos no han vivido el mal en el grado en el que ahora lo tenéis, por eso, necesitáis una protección mucho mayor y una Sabiduría a toda prueba, para que satanás no os convenza de manteneros con él y os olvidéis de Mí.

Debéis poner mucho de vuestra parte, os estáis jugando la eternidad y, esto os lo digo por los desastres, en masa, que tendréis, no estáis preparados o, ¿acaso sí estaréis, para soportar estas pruebas tan fuertes y, sobre todo, tan inmediatas?

Recordad que está anunciado en las Escrituras que el Día del Señor vendrá como relámpago, es cuestión de segundos, no habrá tiempo de ir a algún sacerdote para que perdone vuestros pecados. ¿Estaréis vosotros, cada uno de vosotros preparados para que Yo os pueda recibir en el Reino de los Cielos?

Mucho mal veréis a vuestro alrededor, refiriéndome a los desastres que tendréis, pero aquí lo importante, Mis pequeños, es el cómo esté vuestra alma. El cuerpo, sabéis, que se tiene que quedar aquí y polvo será; pero vuestra alma es la que trascenderá y ¿cómo estará?, ¿la habréis preparado correctamente, para que cuando esté ante Mí, ella no titubee ni se sienta mal ante Mi Presencia?

Así como educáis a un hijo, también debéis educar a vuestra alma, debéis llenarla de Mi Amor y de Mis Enseñanzas. Vais a transcender al Reino de los Cielos y ahí se habla de Mi Amor y de Mis Enseñanzas, es el tema principal para toda la eternidad. Vosotros mismos, ¿os habéis preparado ya, también, para transcender, y hablar del idioma del Amor y de todo lo que Mi Hijo hizo por vosotros?

Por eso, las almas que no están preparadas a trascender, a pasar al Reino de los Cielos, tienen que pasar primero al Purgatorio, ahí seréis purificados de vuestras manchas, pero también se os dará conocimiento que os servirá para poder convivir con las otras almas en el Reino de los Cielos.

Si no tenéis conocimiento Santo, tomad las Escrituras, leed, pero no como leéis un libro, común y corriente, leed y que cada Palabra, cada frase, entre a vuestro corazón, os transforme, os dé nueva vida. ¡Tenéis tanto de dónde aprender en las Sagradas Escrituras! ¡Tanto qué dar a vuestros hermanos! ¡Tanto qué vivir aquí en este Mundo!

Os pido, Mis pequeños, que los que os sentís cerca de Mí, hagáis lo que os pido. Vosotros creceréis y gozaréis con el aprendizaje y Yo dichoso, también, estaré de poder hablar de Amor, de Mi Amor, con cada uno de vosotros, cuando estéis en el Reino de los Cielos.

Os Bendigo, Mis pequeños, y dejad a un lado toda preocupación y miedo, Yo Soy vuestro Dios y os aseguro, que en poco tiempo, muchos de vosotros estaréis gozando de Mis Bienes Celestiales aquí mismo, en la Tierra. Que así sea.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s