Lamentaran el tiempo que perdieron

Ustedes algún día lamentaran el tiempo que perdieron, cuando podrían haber estado orando …

24 marzo 2015

Jeremías 7: 13-15 Ustedes siguen cometiendo todas estas maldades que acabo de decir, y por más que se lo advertí no me han escuchado; hablé y no me hicieron caso. Ahora, pues, lo que hice en Silo, también lo haré con esta Casa que lleva mi Nombre y por la que se sienten seguros. Lo mismo haré con este lugar que yo di a sus padres,

y los arrojaré lejos de mi presencia, como arrojé a sus hermanos del norte, a toda la gente de Efraím.

“Mis hijos, ¿cuánto tiempo tengo que aguantar a esta generación? El tiempo es muy corto en verdad, porque muchos le han dado la espalda a mi Palabra y han desdeñado mi amor. Por tanto, yo les daré lo que desean, un mundo carente de su Creador. Ay y el lamento! Oren y ayunen, hijos míos. Hay mucho por hacer, ya que cuando mis hijos lo hayan perdido todo, yo me manifestaré a ellos y, fuera de la gracia, será demasiado difícil de soportar. Ustedes, mis hijos, deben ser dispensadores de la gracia en el mundo. Mientras que ustedes puedan, recibanme en la Sagrada Eucaristía. Lleven mi presencia al mundo. Van a ser una luz que brilla en la oscuridad. Yo les he dicho estas cosas para que os impulsen a los sacrificios más heroicos y oraciones. Es fácil distraerse, pero yo les digo que algún día lamentaran el tiempo que perdieron, cuando podrían haber estado orando. Hijos, uniros a mí. Vivan en mí. Dejen que su deber diario sea consagrado a mí, que yo podría santificar el mundo a través de cada uno de sus movimientos. Vivan en mí. Tenemos tanto que hacer! Hijos, escuchen! ” Padre Celestial, ya lamento el tiempo que he perdido frívolamente. En la Divina Voluntad te pido que cambies esos momentos desperdiciados y los utilices para tu gloria. Ayúdame a no desperdiciar momentos más preciosos, sino que consagre cada pensamiento, palabra y obra en la Divina Voluntad, a través de la Llama de Amor de nuestra Madre Inmaculada. Aquí estoy, Señor, vengo a vivir en tu santa voluntad. Aquí esta mi debilidad, el Señor, dame tu fuerza. Amén. (Sólo para aclarar, nuestro deber diario no debe ser considerado como una pérdida de tiempo. De hecho nuestro deber diario cuando está vinculado a la Voluntad Divina es una gran gracia para el mundo.)

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s