Decidle a Mi Gran Rebaño que os preparen para Mi vuelta a vuestro mundo

12 abril 2015                                                   6:05 AM

Dice Cristo Jesús:

Hijo Mío, decidle a Mi Gran Rebaño que os preparen para Mi vuelta a vuestro mundo, porque en muy escaso tiempo he de volver a caminar entre vosotros y he de llevar la paz, el amor, la justicia y la tan deseada esperanza a cada uno para que comencéis a disfrutar y a vivir en total unidad en la Tierra que os hemos entregado para que vivierais todos unidos como verdaderos hermanos que sois y sintáis cada uno de vosotros en vuestros corazones el amor, la armonía y la tan deseada paz en estos momentos que estáis atravesando donde el dolor, las injusticias y las persecuciones os están llevando a muchos de vosotros, y todo ello os ocurre porque en vez de cuidar el Paraíso que os fue entregado, os lo abandonasteis en las manos de aquellos que están guiados por el ángel desterrado, y por ello, muchos de vuestros hermanos hoy en todos los continentes padecen y sufren hambre, frío y dolor y son perseguidos porque muchos de vuestros gobernantes sólo desean el poder y la gloria y entregaron sus almas al ángel desterrado sólo por su inmensa ambición de poder, sin daros cuenta que por ello, si no vuelven tras Mis pasos, han de perder sus almas por toda una eternidad. Y al hacer eso, hijos Míos, no os permiten pensar ni meditar, y por ello muchos de vosotros no sienten la presencia de nosotros en vuestros corazones y no podéis encontrar la unidad, el amor y la paz, porque muchos de vosotros dejasteis de oír cuando os hablan y quieren conduciros rumbo a Mi Inmaculado Corazón.

Por ello, os pido que volváis junto a vuestros Pastores, Mis Hijos Predilectos, quienes dieron sus votos no tan sólo de humildad, si no os comprometieron a cuidar de cada oveja del rebaño y de Mi amada Iglesia.

Por ello, Mis queridos hijos, hoy vuelvo a cada uno de vosotros y os llevo la paz y el más puro amor de MI INMACULADO CORAZÓN, y sentiréis Mi presencia y veréis grandes cosas; pronto una Cruz ha de surcar todo el Cielo y en su preciso momento sentiréis las Trompetas Celestiales anunciando Mi vuelta a la Tierra Prometida para encontraros con cada uno de vosotros. Por ello, os pido a través de los hijos e hijas que reciben nuestras palabras que os escuchéis y forméis Cenáculos en todo lugar de vuestro mundo. Tenéis que estar preparados no tan sólo para recibirme sino para aceptarme y amarme como Yo os amo y me entrego a cada uno vosotros, amados hijos e hijas Mías. Yo he de descender junto a Mi Madre y juntos tocaremos los corazones de cada uno de vosotros. Veréis grandes maravillas, como también si no os preparáis y comenzáis a caminar por el sendero de la luz, veréis que vuestras almas sufrirán, pero no ha de ser porque Yo quiero o deseo vuestros sufrimientos, es porque no os dais cuenta que el mundo ha llegado al final de los tiempos. Pero no temáis, todos aquellos que vengáis a Mi presencia, todos aquellos que liberéis vuestros cuerpos y vuestras almas de los pecados cometidos y os arrepintáis de haberos hecho y recibáis en vuestros corazones Mi Cuerpo y Mi Sangre, sentiréis que a partir de ese mismo instante os convertiréis en verdaderos misioneros del amor y caminaréis tras Mis pasos junto a vuestros Pastores. Entonces, hijos Míos, comenzaréis a vivir en un mundo de armonía, justicia y paz.

Por ello os pido tanto Yo, amados hijos, como Mi amada Madre, que os unáis todos en Mi morada, que caminéis de la mano y que volváis a ser el Gran Rebaño; que vengáis a cada Celebración y que me recibáis entre cantos y alabanzas y con un corazón lleno de paz en total armonía, amor y luz. Yo os prometo que vuestro mundo ha de cambiar totalmente y viviréis una vida en total unidad entre todos los pueblos y naciones del mundo.

No vengo, amados hijos, a traer dolor, todo lo contrario, vengo a haceros meditar y reflexionar a todos aquellos que aún siguen siendo esclavos del ángel desterrado, vengo a entregaros la Luz Divina de la Paz y a guiaros a todos a la unidad, y que a través de esa unidad caminéis juntos rumbo a Mi amado Padre y unidos los tres, Trino, y a Mi amada Madre, Madre de todos vosotros y de Mi amada Iglesia, y ha de renacer un mundo nuevo, un mundo donde seréis felices y donde no habrá más sufrimiento ni dolor. Pero, para ello, os pido que os preparéis, que escuchéis las palabras de Mi Madre, que os dejéis guiar por Mi amado Francisco como cabeza de la Iglesia y como Pedro, no os deis la espalada a él ni a Mí, tampoco a ninguno de Mis Hijos Predilectos ni a aquellos hijos e hijas que en vuestro mundo reciben nuestros mensajes. Y os ruego volved todos unidos a Mi morada, a la morada de Mi Madre, a Mi amada Iglesia, y allí todos juntos comenzaréis una nueva vida y seréis inmensamente felices por los siglos de los siglos. Abrazad vuestras Cruces y amaos unos a otros como Yo os amo.

Amén.

CRISTO JESÚS

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s