El pecado por el cual tienen que sufrir mas, es por la Comunión en la mano

MARIA SIMMA HABLA SOBRE LOS MINISTROS DE LA EUCARISTIA. LIBRO SAQUENNOS DE AQUI.

24.- Las almas del púrgatorio de dicen a la alemana María Simma que el pecado por el cual tienen que sufrir mas, tanto los vivos como ellas, es por la Comunión en la mano. Simma relata el siguiente caso al responder a esta pregunta:

¿ Han dicho las almas algo acerca de los ministros de la Eucaristía ?

Si. En condiciones normales, solamente las manos consagradas de los sacerdotes pueden distribuir la Comunión. La Ley de la Iglesia dice que debe hacerse así salvo que haya “circunstancias extraordinarias”, como ser que el sacerdote estuviera en reposo.

“Extraordinarias” no se refiere a la diferencia entre que los fieles deban esperar dos minutos en lugar de diez para recibir la Comunión. Siempre debemos prepararnos en oración para recibir a Jesús, y las personas o sacerdotes que insisten en hacer todo lo más rápido posible no saben el privilegio enorme y la fuente de gracias y de protección que obtenemos al recibir a Jesús.

Si alguien necesita pruebas de que los ministros de la Eucaristía, en la forma apresurada en que  se los consagra hoy día, no se encuentran entre los deseos de Dios puedo contar la siguiente historia sobre algo que ocurrió muy cerca de aquí hace poco tiempo.

Falleció un día una mujer que repartía  la Comunióny que guiaba a muchas otras mujeres a que obraran igual. No la conocía bien, pero había escuchado mucho acerca de ella. Antes del funeral, el cajón estaba abierto para que se despidiera la familia y los amigos. Pasada cierta hora predeterminada se cerró el cajón. Pero antes de que hubiera transcurrido una hora, un pariente cercano llegó tarde y le pidió al sacerdote a cargo que por favor lo abriera brevemente para poder despedirse de la difunta al igual que el resto. El sacerdote cedió y con una o dos pérsonas presentes, levantó la tapa y miro adentro. El pequeño grupo vio algo que no era lo que habían visto un rato antes. Las manos de la mujer se habían vuelto de color negro. Este signo, para mí, como para el resto, fue la confirmación de Dios de que las manos no consagradas no pueden distribuir a Jesús durante la Comunión. Por otro lado, el comienzo del llamado “altar de las personas” deleita a satanás. En el tabernáculo, que debería estar siempre en el centro de la Iglesia, se encuentra Jesús. Al dar vuelta al altar sucedieron varias cosas. Para empezxar la concentración de los fieles en Jesús se disipó por tener la cara del párroco entre medio; y la cara, copmo todo el mundo sabe, es el punto de comunicación más fuerte entre las personas. Solamente durante la Homilía deberían las personas concentrase en el párroco, en sus palabras y en su cara. Al dar vuelta al altar se le dio un lugar secundario a Jesús,  y esto resultó en que se lo dejara a un costado y luego por último, como sucede hoy en día en muchas iglesias, totalmente afuera, en un ala separad o hasta en una habitación totalmente separada. Precisamente esto es lo que satanás tenía en mente desde el principio: deshacerse de Jesús.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s