Mi Gracia te basta

26 Noviembre 2015 “Mi Gracia te basta”
Rosario vespertino

 

 

 

Mensaje de Dios Padre y la Santísima Virgen María a J. V.

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Mi Gracia os ayudará, os repito, siempre y cuando queráis que ella actúe en vosotros, que pongáis de vuestra parte y que deseéis de corazón que ella os lleve a un buen término de vida, y siempre en la santidad.

Hijitos Míos, vosotros fuisteis creados por Mi Amor para producir Amor, vosotros sois parte de Mí, fuisteis creados a Imagen y Semejanza Divina. Si vosotros os ponéis a meditar sobre éste pensamiento, os llevaría a la humildad en la cual vosotros debéis vivir.

 

Se han derramado muchas Gracias y Bendiciones sobre cada uno de vosotros para que podáis salir victoriosos de la misión que os he encomendado, porque estáis viviendo en terrenos de satanás.

 

Mi Poder es Infinito y Yo os he dado capacidades espirituales, muy grandes, para poder vencer a satanás.

 

A San Pablo claramente se lo dijo Mi Hijo, cuando se quejaba de los ataques del demonio, le dijo “Mi Gracia te basta”, con esto, queriendo decir que, cuando vosotros venís a Mí, pidiendo Mi ayuda, Mi Gracia os va a cubrir, os va a proteger, os va a llenar de beneficios espirituales como para poder vencer fácilmente a satanás, pero, también, vosotros debéis  poner de vuestra parte y esto es, que os apartéis del mal camino y de las tentaciones.

 

Mi Gracia os basta, cuando estáis buscando vuestra santidad, pero, si solamente queréis salir del problema en ése momento y regresáis a vuestra vida de pecado, Mi Gracia no puede hacer nada sobre vosotros y, esto es, porque estáis manipulando Mi Gracia a vuestra conveniencia y estáis coqueteando con el mal, al cual le pertenecéis. Me estáis mintiendo y os estáis mintiendo a vosotros mismos y esto, necesariamente, os va a llevar a la condenación eterna.

 

Ciertamente, Mi Gracia os basta, Mis pequeños y, ésta os puede llevar a la santidad de vida, pero, vosotros, debéis escoger este camino y luchar contra las fuerzas del mal que os rodean. Se os ha dicho que la salvación es personal, que vosotros debéis luchar por ella, ciertamente, vuestra oración por vuestros hermanos, también es necesaria y con eso fortalecéis su espíritu, les ayudáis a que vayan creciendo en fortaleza contra las adversidades espirituales que os acechan a cada uno de vosotros y, así, Mi Gracia sigue cayendo sobre vosotros, a través de la oración de vuestros hermanos.

 

Debéis llegar a esta hermandad espiritual y tiene que ser, no solamente mundial, sino universal, que continuamente os estéis ayudando los unos a los otros, orando, actuando, deseando siempre el bien hacia vuestros hermanos y, de esta forma, Mi Gracia cumplirá su cometido, que es llevaros hacia la santidad y protegeros de todo ataque del enemigo.

 

Mi Gracia os ayudará, os repito, siempre y cuando queráis que ella actúe en vosotros, que pongáis de vuestra parte y que deseéis de corazón que ella os lleve a un buen término de vida, y siempre en la santidad.

Gracias, Mis pequeños.

 

Segundo Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: La decisión está en vosotros, si queréis detener toda esta maldad que apenas se va desatando alrededor del mundo, la podréis detener fácilmente si os arrodilláis y Me pedís perdón.

Hijitos Míos, veis ya cómo se van dando las cosas que os había profetizado años antes, en donde, os decía, que satanás se iba a entronizar en toda la Tierra y, de hecho, en el Universo, también.

 

Estáis viendo cómo la maldad aumenta, pero, lo peor de todo, es que solamente os quejáis, no ponéis los medios para detener su poderío.

 

Ciertamente, Mi Santo Espíritu, por la oración de algunos de vosotros, irá suscitando oración, que es lo que necesitáis para luchar contra satanás. Como os dije anteriormente, Mi Gracia os basta.

 

Vosotros, veis el poder de satanás que os está rodeando, que os está atacando, que os está quitando la paz, en los pueblos, en las naciones, en la misma familia, pero, solamente, os quejáis. Todo esto, cuando lo sufráis más fuertemente, porque así sois vosotros, no entendéis por las buenas y os esperáis hasta que todo está a niveles altísimos de maldad, os llevará a la oración, a que os arrodilléis y volteéis hacia Mí.

 

Todo esto os lo había dicho años antes, que hasta que no os arrodillarais todos y pidierais perdón, Yo entraría en acción para sacaros adelante de los problemas en los que vosotros mismos os metisteis, porque os apartasteis de Mí.

 

Os he dicho que Yo no Soy el que os manda el mal, el príncipe de éste Mundo es el que os ataca, porque estáis viviendo en sus dominios. Muchísimas veces, os he dicho, que vosotros vinisteis a la Tierra a producir Amor y vencer a satanás a través de la oración, de vuestro ejemplo, del amor que debéis procuraros los unos a los otros para levantar este mundo, hacia un mundo de bien, este mundo de maldad, este mundo donde satanás destroza todo lo que viene de Mí, incluyéndoos a vosotros, pero, vosotros, si entendierais y pusierais en práctica Mis Palabras, no tendríais que sufrir lo que estáis sufriendo, Mi Gracia os basta y os deberéis unir, como hermanos que sois, en oración y, así, venceréis a satanás. Es una realidad y cuando la pongáis en práctica, os acordaréis de Mí y os daréis cuenta que sufristeis en vano, porque, cuando pongáis en práctica la oración conjunta de hermanos alrededor del mundo, veréis cómo venceréis a satanás, pero, os repito, no entendéis hasta que ya tenéis el agua en el cuello, o sea, la maldad que ya os está destrozando y ya no sabéis cómo detenerla. ¿Por qué os esperáis a tanto, Mis pequeños?, Me duele veros sufrir, podríais detener todo esto con vuestra oración conjunta y, obviamente, con Mi ayuda Divina y, así, unidos, fácilmente se le vencerá a satanás.

 

Vosotros decidís, Yo estoy dispuesto a ayudaros en el momento en el que os arrodilléis, pidáis perdón y pidáis Mi ayuda para defenderos de satanás, su poder es muy grande contra vosotros, pero Mi Poder, es infinitamente superior al de él.

 

La decisión está en vosotros, si queréis detener toda esta maldad que apenas se va desatando alrededor del mundo, la podréis detener fácilmente si os arrodilláis y Me pedís perdón; pero, si queréis sufrir más y, cuando ya sea imposible vuestra vida sobre la Tierra, es cuando os acordaréis de Mí, pero sufriréis mucho.

 

Os repito, la decisión es vuestra, Yo estoy dispuesto, en cualquier momento, en ayudaros, en detener toda esta maldad y empezar un nuevo ciclo de vida con la purificación que os enviaré.

Gracias, Mis pequeños.

 

Tercer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Escuchad muy bien esto que os diré: está escrito en las Sagradas Escrituras que nadie, nadie puede cambiar una letra, una palabra, un punto de lo que se os ha dado y, aquél que lo haga, tema en el momento en que esté ante Mí en su Juicio.

Hijitos Míos, escuchad muy bien esto que os diré: está escrito en las Sagradas Escrituras que nadie, nadie puede cambiar una letra, una palabra, un punto de lo que se os ha dado y, aquél que lo haga, tema en el momento en que esté ante Mí en su Juicio.

 

Yo Soy vuestro Dios, Yo Soy la Sabiduría Eterna y vosotros, ninguno de vosotros, estáis capacitados para cambiar algo de lo que ya está Escrito y que estáis obligados a seguir. Yo soy vuestro Dios, Yo Soy el Amor Eterno y todo lo que os he dado, es para llenaros de Mi Amor y, con ello, llevaros a la perfección de vida para que regreséis al Reino de los Cielos.

 

Satanás se ha encargado de desviaros. De una u otra forma, va manipulando a la humanidad a su conveniencia de destrucción.

 

Ciertamente, destruye vuestro cuerpo a través de guerras, enfermedades, de maldad, asesinando hermanos contra hermanos y promoviendo, a través de los gobiernos, a donde se ha infiltrado y ha manipulado, a producir diferentes tipos de armas para destruir a una buena parte de la humanidad y lo ha hecho a lo largo del tiempo.

 

Ciertamente, se ha introducido en todos los ámbitos de la sociedad y aún dentro de la Iglesia que Mi Hijo fundó y, por eso, os he pedido tanto que intercedáis los unos por los otros, para que Mi Santo Espíritu os dé el don de Discernimiento para que no caigáis en los errores a donde os está llevando satanás.

 

Nadie puede cambiar nada de lo que se os ha dicho, para que sigáis vuestro camino en la Tierra y deis mucho fruto y, aquél que lo haga, os repito, que tenga un gran temor cuando se presente ante Mí al final de su existencia, porque seré implacable contra ésas almas que hicieron algún cambio en lo que Yo os dejé, en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. Son Sagradas Mis Escrituras, Mi Conocimiento y, vuelvo a repetiros, nadie puede cambiar una sola Palabra, no sois dignos de ello, Yo Soy vuestro Dios, vosotros sois creaturas que no tenéis Mi Sabiduría Divina.

 

Estad pues atentos a los ataques de satanás y, todo aquello que sea cambiado de lo que ya se os dio, no lo sigáis, no viene de Mí, Mi Palabra es Eterna, no es obsoleta como muchos lo quieren hacer ver, vosotros, no sois eternos.

 

Orad los unos por los otros, apoyaos en oración y, sobre todo, en Sabiduría. Aconsejaos con Mis Palabras, con lo que está Escrito en el Libro de la Sabiduría, en las Sagradas Escrituras y, de esta forma, aseguraréis vuestro retorno a vuestro Hogar Eterno.

Gracias, Mis pequeños.

 

Cuarto Misterio. Habla la Santísima Virgen María.

Sobre: Solamente os digo una cosa y meditadla en lo más profundo de vuestro corazón: veos por un momento ante Nuestro Dios y Señor, ved vuestro interior, ¿os merecéis el Cielo u os merecéis la condenación eterna?

Hijitos Míos, Soy vuestra Madre, la Siempre Virgen María, que os cuida, que os guía, que os protege en estos momentos difíciles de la humanidad.

 

En Mis Apariciones, en las cuales Me permitió Mi Dios y Señor venir a la Tierra a serviros, Mis pequeños, os anuncié lo que en algún tiempo ya vivisteis, lo que estáis viviendo y viviréis.

 

En Mi Mensaje de La Salette, os anuncié lo que en buena parte estáis viviendo ahora, Mis pequeños, os recomiendo que lo estudiéis para que os deis cuenta de cómo se está dando lo profetizado y cómo lo podréis detener.

 

Satanás os sigue tratando de destruir y, especialmente, a vosotros, los que estáis con Mi Dios y Señor y que estáis Conmigo también. Él sabe perfectamente cuáles son las almas piadosas, las almas que están buscando la santidad, las que quieren llenarse de la Gracia Divina y, sobre todo, trabajar para la Voluntad de Nuestro Dios, en Su Santísima Trinidad.

 

Ciertamente, sois ahora y seréis, las almas más atacadas, porque le estáis quitando muchas almas a satanás y, con vuestra oración, las estáis llevando a su salvación eterna.

 

Debéis tener Fe, una Fe firme en vuestro Dios, en que vuestra oración no se está perdiendo, vuestros dolores, vuestras intercesiones, vuestros padecimientos físicos, espirituales, están siendo unidos a los de Mi Hijo, para la salvación de todas las almas. Nada se pierde para poder salvar a las almas, pero falta mucha oración, Mis pequeños y eso lo sabe perfectamente satanás; os ha apartado de la oración.

 

Si os dais cuenta, os pedí, en cada una de Mis Apariciones, el rezo del Santo Rosario. Os he dicho que, a través de la oración del Santo Rosario, vosotros venceríais fácilmente a satanás, pero satanás os pone infinidad de situaciones en las cuales vosotros os desviáis y os entretenéis en el mundo y, de esta forma, no tomáis el arma más poderosa para vencerle.

 

Os quejáis y acudís a otras fuentes, que en realidad son malignas, para, supuestamente, defenderos de la maldad que hay a vuestro alrededor y, de esta forma, vais cayendo cada vez más y más en los abismos de satanás.

 

No os dais cuenta cómo habéis desperdiciado tanto de lo que se os ha dado, estáis sufriendo por vuestra tontería, porque Mi Hijo vino, primeramente, a daros Luz, para que entendierais cómo podríais ganaros el Reino de los Cielos. Cuando Él vino, las sombras cubrían la Tierra, satanás manipulaba todo y vuestros hermanos de aquél tiempo, sufrían grandemente porque satanás hacía lo que quería con vuestros hermanos. Al venir Mi Hijo a la Tierra, os dio el camino Divino y seguro para vuestra protección y salvación, pero aun así, a pesar de que vieron el Poder de Mi Hijo sobre las fuerzas de satanás, muchos no creyeron. Eso, ya es ceguera y necedad de vosotros, que teniendo la Sabiduría Divina, Su Gracia, Su Protección, Su Amor, no los sigáis.

 

Siglos después Me permite, a Mí, Mi Señor y Mi Dios, PresentarMe en Mis Apariciones alrededor del Mundo para recordaros lo que Mi Hijo os dio. Ciertamente, os asombrasteis de Mis Apariciones y de lo que decía, pero, solamente, por un momento, vuestro corazón se movió hacia al arrepentimiento y a la oración y después, todo siguió igual o peor.

 

En todas Mis Apariciones, alrededor del Mundo, siempre llevé la Palabra de Mi Hijo, Su Sabiduría, Su Amor y os aconsejaba regresar a Él a través del arrepentimiento, de una vida de amor, de respeto fraterno, de ayuda, pero vuestra necedad y tontería os volvía a llevar a vuestra vida de error.

 

Se os dan todos estos Consejos, se os sigue avisando, se os sigue ayudando, pero satanás os sigue poniendo innumerables situaciones para que no hagáis caso de los Avisos del Cielo y, vuestra vida, va de mal en peor. Estáis llegando al límite, como llegó Sodoma y Gomorra y, eso quiere satanás, una destrucción masiva, pero, además, con la condenación de infinidad de almas para burlarse de Nuestro Dios y Señor y burlarse de la Donación de Mi Hijo, que dio hasta la última Gota de Su Sangre para ayudaros en vuestra salvación eterna y, vosotros le estáis ayudando a satanás a que se burle de Mi Hijo, a hacerLe ver que toda Su Donación por vosotros, prácticamente, no sirvió para nada, sino solamente para unos cuantos.

 

Es mucha la ingratitud de vosotros, se os ha ayudado de múltiples formas para que no sufráis ni ahora, ni eternamente, pero sois de cabeza dura. La maldad, ha carcomido vuestras entrañas, ya no os movéis al arrepentimiento, a la oración, a un cambio verdadero de vida, es más, hasta os habéis vuelto instrumentos de satanás, porque en lugar de ayudar a vuestro hermano a crecer, a que se mejore, a que se santifique, al contrario, le aconsejáis a hacer el mal, y a no cumplir con lo que Mi Hijo os trajo a la Tierra para que os santificarais.

 

Solamente os digo una cosa y meditadla en lo más profundo de vuestro corazón: veos por un momento ante Nuestro Dios y Señor, ved vuestro interior, ¿os merecéis el Cielo u os merecéis la condenación eterna?

Gracias, Mis pequeños.

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Me alegro con las almas que, a pesar de la maldad que os rodea, luchan y luchan porque esa maldad no se implante en sus corazones, que no eche raíces y que les haga torcer su vida hacia el  mal.

Hijitos Míos, desde que sois pequeños, se os enseña que si os portáis bien, sois acreedores a un regalo y si os portáis mal, también sois acreedores a un castigo.

 

La lucha eterna es del Bien contra el mal, en donde el Bien triunfará y los que estén con el Bien, lo gozarán. Aquellos que viven en el mal, sufrirán su error, pero, además, lo tendrán bien ganado y, esto Me duele mucho, Mis pequeños, porque despreciaron infinidad de ocasiones que os puse a lo largo de vuestra existencia para vuestro arrepentimiento y, a pesar de que os enseñé y os dejé vivir momentos de Amor, quizá, hasta momentos de Cielo, aun así despreciasteis Mi llamado. Yo no condeno a las almas solamente por gusto o porque cometisteis una sola falta, veo vuestra trayectoria y lo que, libremente, escogisteis y, en ése momento, actúo como Padre Amoroso que Soy y voy a vuestro rescate y, si empezáis desde vuestra niñez a ir por el camino equivocado, Yo os pongo infinidad de ocasiones para que, de alguna forma, encontréis la Verdad, encontréis el Bien, al cual, debéis seguir.

 

Yo no dejo a las almas abandonadas a su propia suerte y a vuestra mala elección, os voy aconsejando, a través de personas buenas que están a vuestro alrededor, para que enmendéis el camino. Os doy luces intelectuales, para que las meditéis y os deis cuenta de vuestro error, os pongo lecturas buenas, que os hagan meditar vuestras malas acciones y regreséis hacia el Bien, quizá, hasta permito que sufráis algún accidente o que seáis recluidos en la cárcel por vuestra mala vida y, de esta forma, apartados por un momento del Mundo, podáis reflexionar en vuestra vida pasada, y lo que os estáis ganando por seguir al mal.

 

A veces son años y años en los que voy persiguiendo al alma, que va por camino erróneo, con el deseo de regresarla al Bien, pero, si persistís en vuestra necedad y escogéis el  mal, os dejo. Esto os lo digo, Mis pequeños, para los que estáis viviendo en el mal y para aquellos que criticáis Mi actuación, al ver que permito que un alma se condene -porque vosotros sois dados a eso, veis solamente el exterior, pero no sabéis cómo actúo en el interior de cada uno de vosotros.

 

Quiero vuestra salvación eterna; las almas que se condenan, es porque, a pesar de las múltiples ocasiones, que os concedí para vuestro arrepentimiento, a lo largo de vuestra existencia, no las quisisteis tomar. Insististeis en vivir en el mal y Yo no puedo presionar al alma a que cambie, sois libres, os di libertad. Ciertamente, y siendo creaturas, si no os diera Sabiduría, tendríais un pretexto, como para decir que Soy Injusto, pero, también, os he dado Sabiduría, inteligencia, capacidades extraordinarias y todo eso lo despreciasteis y persististeis en el mal.

 

Ciertamente, Me duele inmensamente vuestra condenación, pero libremente escogisteis el camino a seguir. En cambio, Me alegro con las almas que, a pesar de la maldad que os rodea, luchan y luchan porque esa maldad no se implante en sus corazones, que no eche raíces y que les haga torcer su vida hacia el  mal. También estas almas que son atacadas, pero que buscan el Bien y luchan por mantenerse en el Bien, tienen que poner mucho trabajo de su parte, al contrario de aquellas que, a pesar de que Yo las perseguía, que ciertamente lo hago por su salvación, no dejaban que Yo entrara en su corazón. Estas otras almas, las que lucharon por mantenerse Conmigo, Me daban permiso de entrar en su corazón y manejar su vida. Cuando Yo entro en un alma, la llevo siempre hacia el Bien y la lleno de regalos inmensos y, como os dais cuenta, es vuestra voluntad, en total libertad, la que os lleva hacia el Bien, o la que os lleva hacia el mal.

 

Un alma buena, sufre inmensamente, porque vive en el Mundo, ya que, a pesar de que busca el Bien, tiene caídas en el mal, le duele inmensamente el dañar Mi Corazón al ver que sufro por vuestro error, pero Me alegro, nuevamente, cuando buscáis el perdón de vuestros pecados ante un ministro Mío y, así, volvéis, nuevamente, a tener Mi total amistad y Mis Bendiciones sobre vosotros.

 

Benditas las almas que Me dan la alegría de buscar su salvación y dejar mucho fruto sobre la Tierra, luchasteis por estar Conmigo y, vuestro premio, será el tenerMe eternamente.

 

Gracias, gracias, benditas almas que escogisteis el camino del Bien, pero, gracias, sobre todo, por quitarMe, por momentos, el dolor que Me causan las almas que buscaron el camino del mal.

Gracias, Mis pequeños.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s