La llegada de Mi Hijo a la Tierra para traeros la salvación

19 enero 2016 La traición saldrá de Mi misma Iglesia.
Rosario vespertino

Mensaje de Dios Padre y Nuestro Señor Jesucristo a J. V.

 

Primer Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: No pidáis que os quite los resultados de la maldad, lo que la maldad produce: guerras, hambre, muerte, eso es obra de los que no están convertidos, de los que se han alejado de Mí.

Hijitos Míos, desde la llegada de Mi Hijo a la Tierra para traeros la salvación y traeros la Verdad, cuando todo alrededor era mentira, satanás se ha encargado de tratar de destruir todo lo que viene de Mi Hijo Jesucristo.

 

Conocéis (Lenguas …), conocéis, cómo Mi Hijo fue atacado durante toda Su Vida Pública. Satanás, a través de sus esbirros, los fariseos y escribas, trataron de desmentir, primeramente, todo lo que Mi Hijo os daba y, como no pudieron, Lo asesinaron en la Cruz. La maldad de satanás, desde ese tiempo, se ha ensañado contra la obra de Mi Hijo, Él es la Verdad y vosotros lo sabéis y, en estos tiempos, sigue tratando de destruirla aumentando su fuerza, que, de hecho, él ya maneja al mundo entero; su maldad ha crecido a niveles descomunales. Vosotros, en una gran mayoría, no lo sentís, porque así es satanás, engaña, no se muestra como es, si no, inmediatamente vosotros os apartarías de su presencia. Siempre os va a presentar el pecado y su maldad en forma agradable para que vosotros la aceptéis.

 

Mis pequeños, satanás conoce al hombre, conoce lo que el hombre quiere. El hombre, ya Me ha hecho a un lado, siente como una carga insoportable Mis Leyes, Mis Decretos, Mis Mandamientos y de esta forma, aprovecha satanás el “hacer fácil” el llevar la carga, –pero ciertamente contrario a lo que se os pide– entonces, el hombre acepta lo que él os está ofreciendo.

 

Mi Hijo os dijo, que la carga era pesada, pero que Él os ayudaría a llevarla. ¿Veis la diferencia?, satanás os pone las cosas fáciles. Mi Hijo, se centra en la realidad, en vuestra realidad de hijos de Dios y, a pesar de que sea pesada la carga, se aligera con la vida en la Gracia, con la Fe, en el vivir las verdades que se os han dado y, sobre todo, en la promesa del futuro.

 

Satanás  os hace fácil la carga, es más, os la quita, os convence de gozar aquí en la Tierra. No os habla de un futuro, sino de un presente que debéis gozar, y que debéis apartar de vuestra vida todo aquello que os produzca problemas. Os he dicho que estáis viviendo con pura mentira a vuestro alrededor, os estáis enfrentando a ella, y todavía no viene lo más fuerte.

 

Os he pedido mucho que os centréis en la oración. La oración, es una comunicación directa Conmigo, con vuestro Dios y, vosotros, los que estáis Conmigo, que queréis conocer la Verdad, debéis acudir a ella para que Yo os la revele.

 

Los tiempos son difíciles Mis pequeños, si vosotros mismos no tratáis, con todas vuestra fuerzas, de manteneros Conmigo y respetando todo aquello que Yo os he pedido que hagáis, que ciertamente os llevara a la santidad de vida, entonces satanás os podrá vencer fácilmente.

 

Vosotros no os imagináis lo que es su potencia, su poder sobre vosotros, pero ya estáis viendo los resultados de ello. Todo es obscuro a vuestro alrededor, la maldad que veis por todos lados, las injusticias, la impunidad, el dolor, los asesinatos, y mucho más, todo eso es obra, precisamente, de satanás.

 

Eso no puede venir de Mí, lo que estáis viviendo no puede venir de Mí, porque Yo Soy todo Amor y Yo os cuido, os protejo, os guio hacia la Verdad, hacia el Verdadero Amor, pero ya no queréis escuchar Mi Voz, ni Mi Guía perfecta.

 

La maldad seguirá creciendo, si vosotros no la detenéis regresando a Mí y viviendo en oración profunda y pidiendo por la conversión de vuestros hermanos. Vuestros hermanos, los que Me han dado la espalda, ahora viven para el enemigo, vosotros, los que estáis Conmigo, el resto fiel, debéis pedir con todas vuestras fuerzas, en la oración, por la conversión de vuestros hermanos que van por mal camino.

 

La conversión es lo más importante en estos tiempos, porque un alma convertida, un alma que toma nuevamente el buen camino, que Me vive, que Me goza, ya no puede hacer el mal. No pidáis que os quite los resultados de la maldad, lo que la maldad produce: guerras, hambre, muerte, eso es obra de los que no están convertidos, de los que se han alejado de Mí.

 

Por eso os repito, debéis pedir intensamente por la conversión, por la conversión de aquellos que se han apartado de Mí, porque aquellos que vienen a Mí, no pueden actuar en el mal.

 

Que este año sea para vosotros, en vuestras peticiones, lo más importante, la conversión de vuestros hermanos, para que no hagan el mal, para que vivan en el Bien, para que ataquen al mal, viviendo como Mi Hijo os enseño.

Gracias, Mis pequeños.

 

Segundo Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo.

Sobre: Escuchad, Mis pequeños: estáis en peligro inminente, vuestra espiritualidad está siendo destruida, se os está llevando al abismo, se os está apartando de Mis Leyes y de Mi Amor, si seguís aceptando palabras que alegren vuestros oídos, vuestra condenación es segura.

Hijitos Míos, Mi Padre hablaba del pueblo judío como gente de cabeza dura, difíciles de tratar, traidores, malvados. Lo que iba a ser para ellos una Gracia muy grande, al ser el pueblo escogido, ellos desperdiciaron ésta Gracia y cometieron el Deicidio al asesinarMe en la Cruz; pero, por otro lado, la Gracia de Mi Salvación y de Mi lucha aquí en la Tierra por salvaros, se pasó a todo el género humano.

 

Vine por la salvación de todos, no por algunos, todos habéis venido a la Tierra con una misión y tenéis derecho a la salvación, al gozo eterno y sólo se os pide una cosa: amar. Que os améis los unos a los otros, que busquéis lo que Yo tanto os pedí, amar a vuestros hermanos, no importa quiénes fueran, son vuestros hermanos, son Creación de Mi Padre, pero, el Amor, es uno sólo, el que viene de Mí.

 

No confundáis, y que no os confundan, cuando se habla de amor. El Amor Puro, Santo y Perfecto, es el que viene de Nosotros, de Nuestra Santísima Trinidad, porque Nosotros Somos Dios y Somos Perfectos. Algo de lo que no venga de Nosotros, puede ser bueno, pero está limitado porque es guía humana, no guía Divina y eso no podéis vosotros permitir que se compare lo Divino con lo humano.

 

Fuisteis Creados por un Dios, fuisteis Redimidos por un Dios, sois guiados por un Dios, por Nuestra Santísima Trinidad y todo para buscar vuestro bien, todo para llevaros a la perfección a la que fuisteis Creados. Ciertamente, hay bondad en las almas, el hombre, puede dar consejos de amor, pero no son perfectos, siempre el hombre fallará.

 

Estos son tiempos en los cuales Mi Amor será también traicionado, como fue traicionada, por Judas, la incipiente Iglesia, la que Yo formé con los apóstoles. Uno de los escogidos, Judas, traicionó a ésa, Mi incipiente Iglesia y estos tiempos serán iguales, la traición saldrá de Mi misma Iglesia.

 

Judas permitió que satanás entrara a su corazón y, por eso, Me traicionó, lo mismo sucederá en este tiempo.

 

Recordad lo que os he dicho, satanás no se manifiesta como vosotros os imagináis: feo, atacándoos abiertamente, con su poder maligno o con su figura satánica de ángel caído, la forma que mejor le ha ayudado a destruir la espiritualidad humana, ha sido siempre la mentira.

 

Aparenta verdad, aparenta estar en Mí, aparenta comprender a la humanidad, comprender al hombre, pero os desvía, os lleva por caminos erróneos, los cuales Yo nunca permití que se dieran. Soy vuestro Dios, Yo Me di hasta la última Gota de Mi Sangre por vuestra salvación, os amo verdaderamente y siempre he buscado el Bien de aquellos que Me buscan e insisto en la conversión de aquellos que no Me buscan o que no Me quieren.

 

Mucho os he pedido que invoquéis a Mi Santo Espíritu para que os conceda el don del Discernimiento, satanás es muy sutil, os va a dar lo que vuestros oídos quieren escuchar. Se ampara en el alto rango que tiene dentro de la Iglesia para que se le siga, para que os  engañe mejor.

 

Escuchad, Mis pequeños: estáis en peligro inminente, vuestra espiritualidad está siendo destruida, se os está llevando al abismo, se os está apartando de Mis Leyes y de Mi Amor, si seguís aceptando palabras que alegren vuestros oídos, vuestra condenación es segura.

 

Cuántas veces no os dije Yo, en Mis Predicaciones, que el camino hacia el Reino, era estrecho, pedregoso, difícil y que aquél que os lleva por un camino amplio, de flores, sin dolor, sin penas, al final no encontraréis Mi Reino, encontraréis la perdición de vuestra alma.

 

Aquellos que encuentran Mi Reino y que lo gozan eternamente, fue porque trabajaron mucho, sufrieron por él. Mi Reino se obtiene con el dolor y, ciertamente, el dolor viene en muchas formas, pero la más importante, es la fidelidad, la Fe en lo que Yo os enseñé.

 

Regresad a las Sagradas Escrituras, entendedlas a la Luz del Espíritu Santo, pedid Sabiduría y el Discernimiento Santo para que entendáis lo que Yo quiero de vosotros y rechacéis a donde os está llevando satanás a través de sus representantes en la Tierra.

 

La traición se está dando, tened cuidado, os quiero de regreso en el Reino de los Cielos, luchad, como han luchado aquellos hermanos vuestros que se ganaron Mi Reino con la lucha verdadera, alejando la mentira y la maldad que tenéis a vuestro alrededor.

 

La oración os dará la Luz a seguir, cuando tengáis duda, acudid a ella, para que Yo os guíe y os lleve como llevé a los once apóstoles y al que vino después y que llevaron Mi Verdad a todo el Mundo.

 

Sois Mis apóstoles de este tiempo, sois el resto fiel, seguid luchando, los que realmente Me amáis y que buscáis la Verdad, seguid adelante, Yo os protegeré, os guiaré, pero luchad, no os dejéis engañar por aquél que os quiere destruir.

Gracias, Mis pequeños.

 

Tercer Misterio. Habla Nuestro Señor Jesucristo.

Sobre: Los que no estáis Conmigo, preocupaos, porque si no estáis Conmigo, no tendréis un apoyo en quien os proteja de las fuerzas negativas, malignas, destructivas, que se vendrán contra todo lo Creado y que ha sido afectado por las fuerzas de satanás.

(Lenguas…) Hijitos Míos, Yo escogí a doce, a doce para que llevaran Mi Palabra y Mi Presencia a todos los pueblos de la Tierra.  Fueron doce, al final, los escogidos, después de que Yo aparté a Judas, al que se le había introducido satanás. Doce almas santas, almas transformadas, almas llenas de Mi Vida, ellos llevaron Mi Palabra y Mi Presencia y fueron transformando a todos los pueblos de la Tierra.

 

Se aumentaron los seguidores de Mi Palabra, llegaron a miles y luego a millones. Hubo un tiempo de crecimiento vivo de Mi Iglesia y, ahora, estáis regresando a ése principio de la Cristiandad, sois pocos, pocos los que estáis quedando al final, acrisolados, probados. Es una tristeza, Mis pequeños, porque Yo, vuestro Dios, Jesucristo, vine a salvaros a todos y quedáis pocos al final.

 

Os he dicho que estáis viviendo ya los últimos tiempos de la humanidad, tiempos de cambio, tiempos en que se prepara una nueva vida con ésos pocos, como os he dicho, acrisolados, fieles.

 

El hombre dejó entrar la maldad en su corazón, escuchó a satanás y Me apartó de su vida. ¡Cuánta tontería del hombre!, hacerle caso al que quiere vuestra destrucción, al que es un ángel caído, a aquel que os devora y quiere solamente vuestra muerte eterna.

 

Os vine a dar una Evangelización de Vida, de Amor, de Perfección, de alegría. El alma busca eso, porque el alma pertenece a Nuestra Trinidad, y forzasteis al alma a aceptar la maldad de satanás. El alma tiende hacia el Bien, el alma busca el Bien, lucha, ciertamente, contra las pasiones del cuerpo, contra el Pecado Original que ha afectado el cuerpo humano, pero, cuando se acerca el alma a Nuestra Trinidad, el alma vence la maldad, las pasiones, el pecado, el desorden, y forzasteis al alma a pecar, a hundirse en el fango, en el estiércol del pecado. No respetasteis a vuestra alma ni le ayudasteis a crecer para que regresara a donde pertenece, al Reino de los Cielos.

 

A cada uno de vosotros, que habéis venido a la Tierra, se os dio, como misión, hacer crecer vuestra alma en el Amor y esto era simple, seguir lo que Nuestra Santísima Trinidad os habíaMos dado en el Antiguo Testamento y en el Nuevo Testamento: vida de amor, de respeto, de hermandad y, preferisteis destruir vuestra alma.

 

Ciertamente, viviréis la maldad acrecentada, cuando se le suelte el poder a satanás y os daréis cuenta del error que cometisteis, la gran mayoría de los que ahora vivís. El resto fiel, los pocos que quedarán protegidos de la maldad de satanás y que iniciarán un Nuevo Tiempo sobre la Tierra, ciertamente, también, sufrieron caídas en algún momento, también escucharon a satanás, porque él sabe mentir en forma muy convincente para que el hombre le siga, pero este resto fiel, se levantaba y luchaba para estar Conmigo, vuestro Dios, vuestro Salvador. Este resto fiel ha sufrido y, a veces mucho, por permanecer en Mí, por ser ejemplo vivo de Mi Presencia en su alma, este resto fiel tiene que ser consentido por Mi Amor y por eso iniciará, este resto fiel, un Nuevo Mundo, después de la Gran Purificación Universal, que ya estáis viviendo y que pronto tendrá su máximo realización.

 

Os he dicho que este año será de muchos cambios, preparaos, los que estáis Conmigo, manteneos como os habéis mantenido, fieles a Mi Voluntad, fieles a Mi Amor, fieles a Mis Designios y los que no estáis Conmigo, preocupaos, porque si no estáis Conmigo, no tendréis un apoyo en quien os proteja de las fuerzas negativas, malignas, destructivas, que se vendrán contra todo lo Creado y que ha sido afectado por las fuerzas de satanás.

 

Tuvisteis mucho tiempo para que reflexionarais sobre vuestra vida de error y que volvierais al buen camino, pero preferisteis manteneros en el mal. Todavía os doy, con estos avisos, oportunidad de reflexión y de arrepentimiento.

 

Entended que no es una amenaza todo esto, sino es Mi Misericordia Infinita sobre cada una de las almas creadas. Fuisteis creados, cada uno de vosotros, para amar y ser amados. Ciertamente, cometisteis un error en preferir la maldad en vuestro corazón, pero Mis Brazos están abiertos. Mi Corazón arde en Amor por vosotros, los que escogisteis, tontamente, el camino del mal.

 

Ved cómo os amo, a pesar de cómo Me tratáis, de cómo Me trataron, durante Mi tiempo en la Tierra, los que Me asesinaron: escribas y fariseos. Así Me estáis tratando vosotros, los que negáis querer regresar a Mí. Arrepentíos, porque el dolor que tendréis, si no lo hacéis, será inmenso y, en muchos casos, de entre vosotros, eterno. Entended y arrepentíos antes de que sea demasiado tarde, os amo, Mis pequeños, sois Míos, pero vosotros no queréis ser de vuestro Dios.

Gracias, Mis pequeños.

 

Cuarto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Mi Iglesia falla, Mi Iglesia está obscura, ya no sale Luz de ella y lo que sale es mentira, falsedad, engaño; Mi Iglesia verdadera está en el corazón del resto fiel y ésa Iglesia verdadera en Mi resto fiel, es la que iniciará un Nuevo Mundo.

Hijito Mío, alguna vez te enseñé los Portones que se abrirán para el resto fiel. Portones inmensos, bellos que, al abrirse, traen una luminosidad Divina y una Paz que solamente puede venir de Mí.

 

No todos los portones que se abren traen Mi Presencia. Ve, ve ahora éstos Portones que te enseño, son grandes, no comparables a los que te enseñé para el resto fiel, pero ve cómo al abrirlos no hay luz, está obscuro, muy negro, son apariencias. Son grandes, pero lo que hay dentro, no viene de Mí. ¡Cuánta obscuridad!, ¡cuánta maldad se encierra en donde, ciertamente, debiera estar lleno de Mi bien! Ve cómo no sale luz, no sale paz, no sale vida, Yo no estoy ahí, satanás es el que reina ahí.

 

Anunciado estaba en las Escrituras y este es el tiempo en el que se están realizando ésas Profecías dadas en las Escrituras.

 

Las mismas Escrituras os dicen, cuando Mi Hijo fue atacado por satanás en el desierto: “no sólo de pan vive el hombre si no de la Palabra que sale de Boca de Dios”. Satanás os ha dado un pan que no alimenta, ha mostrado su maldad que la estáis viviendo alrededor del Mundo y pocos, muy pocos hacéis algo para contrarrestar toda ésa maldad y, esto, lo hacéis principalmente, a través de la oración, de buscar la vida en la Gracia, de recibir Mis Sacramentos, de transmitir Mi Vida y Mi Amor a través de vuestro ejemplo y vuestras palabras.

 

Mi Iglesia falla, Mi Iglesia está obscura, ya no sale Luz de ella y lo que sale es mentira, falsedad, engaño; Mi Iglesia verdadera está en el corazón del resto fiel y ésa Iglesia verdadera, en Mi resto fiel, es la que iniciará un Nuevo Mundo, un Mundo lleno de bellezas, como Mi Cielo lo es, de Verdad, la Verdad que solamente puede venir de Mí y que da Vida a todo, una Iglesia de Virtud, donde se vea cómo debe ser el alma, a Imagen y Semejanza Mía.

 

¡Pobre de Mi Iglesia! A pesar de que las puertas están abiertas, una obscuridad terrible hay dentro de ella.

Gracias, Mis pequeños.

 

Quinto Misterio. Habla Dios Padre.

Sobre: Os anuncio situaciones, también, difíciles, que tendréis que padecer, pero Yo os digo una sola cosa: perseverad, manteneos firmes en lo que creéis, manteneos dentro de Mi Sacratísimo Corazón, os cubro y os protegeré como os he venido protegiendo.

Hijitos Míos, ciertamente, son  momentos difíciles y os anuncio situaciones, también, difíciles, que tendréis que padecer, pero Yo os digo una sola cosa: perseverad, manteneos firmes en lo que creéis, manteneos dentro de Mi Sacratísimo Corazón, os cubro y os protegeré como os he venido protegiendo.

 

Lo que vayáis a padecer, será para vuestra purificación y Me lo agradeceréis, Mis pequeños, porque ahí quedarán vuestras vestiduras sucias, enlodadas por el fango de la tierra y purificadas serán.

 

El dolor que padeceréis será muy diferente al que padecerán aquellos que Me han traicionado, no quisieron escuchar la Voz del Pastor. Vuestra purificación será muy diferente a la de ellos, vosotros sois el verdadero pueblo escogido; escogisteis la mejor parte, como María y recompensados seréis.

 

Mi Amor os purificará, Mi Mismo Amor os ha ido limpiando de toda la maldad del Mundo que dejasteis entrar en vuestro corazón, Mi Amor todo lo purifica y lo santifica.

 

Os repito, escogisteis la mejor parte, escogisteis seguir a Mi Corazón Sacratísimo, a Mi Corazón de Dios Misericordioso, a Mi Corazón de Dios Victorioso, que con Mi Muerte, os abrí las puertas de vuestra Vida.

 

Gracias Mis pequeños, los que os habéis mantenido fieles, vuestro gozo será inmenso en este tiempo por venir para vosotros.

Gracias, Mis pequeños.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s