A mi adversario lo que le interesa es robaros el alma

24 febrero 2016                                                   5:22 Horas

Dice Santa María:

Los hijos de la oscuridad han comenzado a mostraros, por sus frutos os conoceréis. Mi adversario y sus instrumentos buscan siempre llamar la atención. ¡Qué tristeza siento en mi Corazón de Madre de la Humanidad al ver a tantas almas que sirven en este mundo a mi adversario y han vendido sus almas a cambio de fama, poder y dinero! Pobres almas, creen que todo es un juego y no saben lo que os espera en la Eternidad.

Por ello, os pido que os detengáis un instante y comprendáis, hijos míos, que vosotros no os interesáis para nada a mi adversario, a él lo que le interesa es robaros el alma. En el Seol seréis atormentados por todos los demonios a los cuales os servisteis en este mundo. Millones de almas os sirven hoy a mi adversario, artistas, políticos, gobernantes, príncipes, reyes, hombres de ciencia, escritores y deportistas, e incluso muchos dentro de la Iglesia de mi Hijo, muchas almas os han dejado seducir por el reino de la oscuridad; y mis hijos más jóvenes, ellos, en una gran mayoría, se encuentran totalmente perdidos por el dios de la tecnología, la droga, el sexo, el dinero, la soberbia, la apostasía, el alcoholismo, el ocultismo y muchas cosas más de este mundo y de la carne. Con inmenso dolor os tengo que decir que este mundo se encuentra bajo el poder de las tinieblas, y no os dan cuenta que os están dando la espalda al Padre, mi amado Señor, y a mi Hijo amado JESÚS. Muchos de ellos nos quitaron de sus vidas, de sus hogares. Pensad, hijo, si el hogar, que es la primera sociedad, hoy os lo digo con inmenso dolor, se encuentra totalmente en crisis, qué podéis esperar de las demás sociedades, queda nada más que caos, apostasía y decadencia moral y espiritual; y, lamentablemente, hijo mío, eso es lo que hoy reina en el mundo que tú vives.

Por ello, os llamo a la reflexión y que estéis muy alerta a cuando mi amado Señor os envíe el Aviso. Si no estáis alerta y no llamáis a vuestros hermanos a que lo estén también, entonces han de ser muy pocos los que han de habitar la Nueva Creación, porque tenéis que comprender y entender todos que al paso que está yendo la humanidad, sin permitir la Intervención Divina, entonces comprended que toda la Creación Divina ha de correr el riesgo de desaparecer; y os digo con inmenso dolor que todo está en un corto tiempo por desatarse. Lamentablemente, hijos míos, hoy el mundo no está escuchando las campanas de la misericordia, y cuando esto lamentablemente sucede, hijos míos, ya no habrá marcha atrás en vuestras vidas; y ello ocurre porque una inmensa cantidad de mis hijos e hijas en el mundo no creen en lo que está por venir, y como en el tiempo de Noé, siguen cometiendo las mismas barbaridades, estando cada día más y más apartados de mi morada, del encuentro con CRISTO JESÚS.

Por ello os pido, amados hijos, despertad de este largo sueño, de este letargo espiritual, porque vais a lamentaros; y cuando lo hagáis, ha de ser demasiado tarde para salvar vuestras almas. Y os diré que si los acontecimientos que os he dicho no se han desatado es porque mi amado Señor, vuestro Padre, espera pacientemente a que se consuma el último segundo de misericordia.

Os ruego, reflexionad mis palabras y volved al sendero de la luz. Amados hijos míos, no hagáis que la copa siga rebalsando, os está dando una nueva oportunidad porque os ama y porque sufre como sufro yo, vuestra Madre, porque no queremos el final para vosotros; todo lo contrario, queremos que seáis felices y volváis a nuestros brazos.

Os amamos.

Amén.

SANTA MARÍA MADRE DE LA IGLESIA

 

21 febrero 2016                                                   4:18 Horas

Dice Santa María:

Hijo mío, hoy os pido que llevéis el mensaje que os daré en este momento, que escribáis lo que os diré para que llegue hasta cada uno de vuestros hermanos y decidles que os fortalezcáis en la oración y que cada día estéis más unidos en el Cenáculo, que no permitáis que nada os aleje de él y que hagáis crecer sobre toda la tierra la semilla del amor más puro y divino. No os apartéis de la Palabra y tened siempre en vuestras manos las cuentas del Rosario; rezadlo todos juntos, que la oración parta desde lo más profundo de cada uno de vuestros corazones por la paz del mundo. Tenéis que haceros entender a vuestros hermanos, mis hijos e hijas, que con inmenso dolor, si siguen por el sendero que os encontráis, los días de angustia estarán comenzando. Amados hijos, pero no temáis, para ello os pido que vengáis a mi morada, porque vuestra Madre está y ha de estar siempre con cada uno de vosotros y no ha de permitir que ninguno de mis amados hijos y vuestras familias se pierda.

Por ello, os ruego que os trasmitáis a cada uno de mis hijos que tenéis que permanecer como el Gran Rebaño que sois, siempre unidos y en total oración; y no soltéis mi Rosario, porque, hijos míos, mi Rosario os protegerá de los ataques de mi adversario y sus huestes del mal, mi Rosario es el escudo espiritual que os regalo para que atajéis y destruyáis los dardos incendiarios del ángel caído y sus seguidores. Yo os pido que en ningún momento sintáis miedo ni que os encontráis solos porque yo siempre he de estar a vuestro lado y veréis que todo pasará y os será más llevadero si oráis. Pero sí os pido a todos que vengáis a mi morada y hagáis una profunda confesión, una confesión verdadera y profunda que parta desde lo más profundo de vuestros corazones, porque tenéis que saber que se avecinan los días en que mis Predilectos ya no van a estar para escucharos en confesión, y entonces, hijos míos, tenéis que comprender que mi adversario y sus agentes tienen como objetivo primordial atacar con mayor fuerza a mis Hijos Predilectos; y ahí, hijos míos, veréis la más grande y terrible persecución de la Iglesia de mi Hijo; y ya lo que os digo sabéis muy bien que está comenzando. Muchos de mis Sacerdotes serán mártires, los buenos Sacerdotes que siguen el Evangelio de mi Hijo y son fieles a la doctrina de la Iglesia ellos son los que han de ser perseguidos y muchos darán su vida antes que renunciar a mi Hijo y a mi amada Iglesia. Por ello es que hoy os pido a través de mi hijo que oréis mucho por mis Sacerdotes y Elegidos porque serán los primeros que sufrirán las persecuciones y atropellos de aquellos que os encuentran al servicio del ángel desterrado y os encuentran entre las tinieblas, la abominación del templo, la suspensión del culto diario y el cerramiento de las Casas de mi Padre, mis moradas. Se aproxima, es por ello que como Madre de todos vosotros y de mi amada Iglesia os vengo a pedir que oréis, de nuevo os lo pido, hijitos, por la integridad física del Vicario de CRISTO aquí en la Tierra, porque fuerzas ocultas planean atentar contra su vida. Quiero que comprendáis muy bien lo que os diré y cada una de mis palabras, quiero que os quede grabado a cada uno de vosotros y hagáis lo que os digo a todos en general: todos aquellos que no obedezcáis al Papa, estáis en contra de la Iglesia y no podéis ser llamados hijos de DIOS. Por ello os exhorto, hijitos, que andáis azotando con vuestra lengua al Papa Francisco; y os pregunto, quiénes sois vosotros para juzgar y condenar al Vicario de CRISTO, cómo os atrevéis a hacerlo, qué sabéis vosotros de los Planes de DIOS; no juguéis, hijitos, a ser dioses; y os pregunto, quién os ha dado potestad para juzgar y criticar los santos designios de mi Padre. No os comportéis como fariseos, pequeños, sólo DIOS tiene la potestad para juzgar, y si sois verdaderos hijos de DIOS, comportaos como tales, y en vez de estar juzgando y condenando al Papa Francisco, os pido y os ruego desde mi Inmaculado Corazón que oréis por él para que pueda llevar a cabo la misión de pastorear al Rebaño de mi Hijo en estos tiempos de tanta confusión y apostasía.

Por ello, en este día os llamo a cada uno de vosotros, hijos míos, a que  tengáis más caridad y no andéis lanzando juicios contra la Iglesia y su Vicario, porque esto no viene de DIOS. Os ruego a cada uno de vosotros que os comportéis como verdaderos discípulos de mi Hijo y amaos y socorreos los unos a los otros; no juzguéis ni condenéis los Designios de DIOS, ni juguéis a ser dioses para que no perdáis mañana vuestras almas. Tenéis que formar la Gran Milicia en vuestra Tierra, la cual se ha de unir a las Milicias Celestiales para cuando llegue el tiempo de la Gran Batalla y os defendíais con el arma más poderosa que tenéis cada uno en vuestras manos que son las cuentas del Rosario. Entonces, usadlas y rezad, caminad unidos y formad Cenáculos para que nunca ninguna alma deje de rezar y de esa forma hacer que el ángel desterrado pierda la batalla y seáis libres, amados hijos míos, y verdaderos hijos del Padre.

Os amo. Os llamo a la reflexión y a la unidad total.

Amén.

SANTA MARÍA MADRE DE LA IGLESIA

 

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s