Rebaño Mío, preparaos porque Mi Aviso está tocando a la puerta de vuestras almas

14 abril 2016                                                   3:02 Horas

Dice Cristo Jesús:

Hijo Mío, todos estos años Mi Madre y Yo os hemos venido diciendo y advirtiendo a todos nuestros hijos e hijas que tenían que cambiar, que tenían que uniros en la paz, la misericordia y la justicia, y más que nada en la oración, y que ya no podían seguir apartados en distintas religiones, que os tenían que unir y dejar toda clase de discusiones y peleas que llevaron adelante aquellos que un día os apartaron de Mi morada, de la Casa de Mi Padre, sólo por no comprender y por mucha ambición que habitaba adentro de sus corazones, y no comprendían el dolor que traería a todos vuestros hermanos y la angustia que caería sobre todo el mundo. Hoy, después de miles de años, fue creciendo la inmensa división entre aquellos que están unidos en Mi morada y sus hermanos que os encuentran dispersos por distintas religiones, interpretando el Libro Sagrado con una diferencia terrible a la realidad; y muchos ni siquiera llegan a saber explicar por qué tanta separación y hasta muchas veces discusiones entre todos vosotros. La religión es una sola y tienen que comprender que tenéis un sólo Padre y una Madre que os ama, que os cuida, que os escucha y que con lo que han hecho hieren sus Inmaculados Corazones.

Yo, amados hermanos, he caminado entre vosotros, os he hablado, os he enseñado, y muchos de vosotros me disteis vuelta el rostro, me crucificasteis y Yo cargué y cargo no tan sólo con la Cruz, sino con vuestros pecados, y os sigo amando como el primer día y quiero que salvéis vuestras almas del fuego y de caer en las manos del ángel desterrado. Pero, por más que os muestre nuestra presencia, nuestro amor, no lo entendéis, siguen, y cada día más, separándose y persiguiendo a aquellos hermanos que oran y rezan no tan sólo por ellos sino por cada uno de vosotros para que podáis comprender y razonar.

Por ello, con el dolor más inmenso, hoy os pido que os digáis en Mi Nombre, EN EL NOMBRE DE JESÚS a todos vuestros hermanos de todos los continentes que con inmenso dolor os diré que los días de angustia en un muy corto plazo, si siguen por el sendero que han tomado, estarán por comenzar; y os vengo a decir que os preparéis, decidles a Mis ovejas, a Mis Rebaños, porque, hermano Mío, tenéis que comprender y entender que en un corto lapso ya ha de estar por comenzar. Tú sabéis muy bien que todo cuanto os he anunciado en Mi Palabra se cumplirá al pie de la letra y cada uno de los acontecimientos que a través de los años os venimos avisando, tanto Mi amada Madre como Yo; si no volvéis al sendero y a la unidad de todos vosotros, nada podremos hacer para que no se desencadene uno tras otro, y sólo los que perseveren en la fe y estén unidos a nuestros dos Corazones, ellos, solamente ellos, podrán pasar las pruebas. Por ello, os ruego que habléis, que os digáis a todos Mis Discípulos, los Sacerdotes; y tú, con vuestros hermanos, salgáis a caminar a través de las calles y vayáis puerta por puerta y no dejéis un sólo lugar donde no hagáis llegar este llamado, y con él, llevéis la Palabra del Libro Sagrado y comencéis a Evangelizar a un mundo que os encuentra totalmente entre las tinieblas. Todo está preparado para la Gran Purificación, sólo falta vuestro paso por la Eternidad para que todo se desate. Y Mi Inmaculado Corazón se encuentra entristecido y llorando porque pobres de aquellos que al pasar por la Eternidad y ver su existencia, al regresar a este mundo continúen en su maldad y pecado. Y quiero y os ruego que sepáis interpretar cada una de Mis palabras, os hablo con la sencillez más inmensa y la humildad y lleno de dolor; y tenéis que comprender, meditar y prestar mucha atención porque en verdad os digo que para estos hijos ya no habrá más misericordia y con el dolor más inmenso os apartaré de Mí y os borraré del Libro de la Vida. Por ello, quiero que os digáis a todos ellos que una vez más os digo: “Rebaño Mío, preparaos porque Mi Aviso está tocando a la puerta de vuestras almas; escuchadlo. Os pido que oréis, que vengáis a Mí y confeséis vuestros pecados, dejando vuestras almas limpias; y recibáis Mi Cuerpo y Mi Sangre, que caminéis de Mi mano, que vengáis a cada Celebración y seáis partícipes de ellas, que os preparéis para ser verdaderos Misioneros de Mi Amor y lo llevéis a través de todas las naciones; y que vuestras lámparas estén encendidas con la oración, hoy más que nunca, amados hijos, porque llegaré como ladrón en la noche; que no os pase como las doncellas insensatas para que no tengáis de qué lamentaros. Cuando menos lo esperéis, llegará vuestro paso por la Eternidad. Por ello, os pido a cada uno, y en la gran unidad a todo el Rebaño Mío, que despertéis de vuestro letargo espiritual; hacedlo lo más pronto posible, os repito a cada uno de vosotros, a todos Mis hijos e hijas, os llamo a llevar adelante una profunda y buena confesión de vida y os ruego que pidáis Mi Santo Espíritu para que os ayude a recordar los pecados no confesados que os han ido acumulando a lo largo de vuestra existencia, os lo ruego a cada uno de vosotros, amados Míos. Acordaos que cuando lleguéis a la Eternidad, se os hará un Juicio Personal como si hubiera llegado vuestra hora, y entonces sí seréis juzgados en el amor y cumplimiento Mis Preceptos. Por ello, hoy os hago un llamado urgente a todos aquellos que continuáis haciendo el mal y quebrantando Mis Preceptos; y os digo, la hora en que rendiréis cuentas está llegando y muchos no regresaréis más a este mundo. Es por ello que os pido que reflexionéis y penséis que vuestra maldad y el pecado han de ser vuestra condena. Os recuerdo que todos los que en este mundo habéis pactado con el ángel desterrado, o también llamado el príncipe de las tinieblas, lamentablemente, si no os arrepienten y regresáis a nuestros brazos, ya no regresaréis más, y seréis muchos; y por la inmensa gravedad de vuestros pecados tampoco regresaréis; y en otros tantos el temor se apoderará de vosotros y no resistiréis el paso por la Eternidad”.

Quiero, amados hijos Míos, hoy haceros a través de Mi hijo este llamado como Buen Pastor para que pongáis vuestras cuentas en orden, para que cuando os llegue Mi Aviso, no tengáis que pasar por grandes tormentos. Por ello, os ruego que vengáis todos a bañaros en la fuente del perdón y la misericordia, e id a buscar a uno de Mis Sacerdotes y haced una buena confesión de vida; os ruego no temáis, confesadlo todo, que no sea que por temor lo que se os pierda sea el alma. Os estoy esperando, no tardéis. Soy Yo quien os escuchará en confesión a través de Mi Ministro y os dará a través de sus manos Mi Perdón y Bendición. No dejéis que vuestra alma se pierda por toda una eternidad, amados hermanos Míos.

OS AMO. OS RUEGO, VOLVED A MI MORADA, OÍD NUESTRAS VOCES Y PEDID PERDÓN. SALVAD VUESTRAS ALMAS, Y VIVID EN ARMONÍA, PAZ, MISERICORDIA, JUSTICIA Y AMOR, OS LO RUEGO DESDE MI INMACULADO CORAZÓN. OS AMO.

Amén.

CRISTO JESÚS

 

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s