Abran sus corazones a la Paz

11 julio 2016

La Virgen María:

Queridos hijos, abran sus corazones a la Paz, para que a través de la Paz que proviene del Espíritu de Dios, se reconcilien con Dios, se reconcilien con los hombres.
Queridos hijos, sean testimonio de la Paz. Hagan la Paz en sus hogares, con su familia, porque la Paz que viene de Dios, es un Don que se da a través de la oración. Por eso, pequeños, acepten la Paz.  La desunión, la ira, la crítica, no vienen de Dios. Sin embargo, pequeños, Yo les exhorto a ser humildes, a ser pequeños y a vivir en Paz. Para que en sus corazones y desde sus corazones, brille para los demás la Luz de Dios y se conviertan en testimonios de Paz.
 

Vivan mis mensajes, pequeños. Lean Efesios, Capítulo 2.  Les amo y les bendigo, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

9 julio 2016

La Virgen María:

Mis queridos hijos, Mi Corazón Inmaculado está con ustedes intercediendo por cada uno de Mis pequeños apóstoles. Pequeños, el Llamado que hoy hago es que abran sus corazones al Amor Santo y Divino que el Espíritu Santo os da. A través del Amor Santo y Divino amen y perdonen, y pidan perdón.

Satanás quiere quitarles la paz en sus corazones. Satanás quiere que destruyan con la lengua a los demás. Satanás quiere división, desobediencia y mucha falta de Amor a Dios. Pequeños abran sus corazones y reciban la paz, vivan la paz y pidan perdón.
Sean humildes, sean pequeños, sean sencillos, porque el Amor Santo y Divino no es el amor egoísta y humano, es el Amor que viene del Espíritu Santo. Vivan la paz. Siempre oren.
 

Recuerden que Mi adversario siempre intentará quitarles la paz, no den cabida a sus trampas. Oren, oren, oren. Lean Colosenses 3. Les amo y les bendigo, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.

 

 

8 julio 2016

Jesús:

Mis queridas almas, Mi Preciosa Sangre derramada por ustedes en la cruz del Calvario es prenda de vuestra salvación eterna. Mi Preciosa Sangre y Mi Sacratísimo Cuerpo se ofrecieron como una ofrenda al Padre para alcanzar vuestra salvación, redención y misericordia. Mi Preciosa Sangre es aún hoy derramada en el Santo Sacrificio de la Misa pero muy pocos hacen reparación por las Gracias que se conceden a toda la humanidad y son desperdiciadas.
Pequeños míos, oren conmigo en Getsemaní, oren conmigo pequeños. No se cansen de orar, no desoigan la súplica de Mi Madre Dolorosa. El mundo yá, se enfrentará a las horas terribles, y aún los corazones no están preparados. ¿Cuántos sobrevivirán? ¿Cuántos serán fieles? ¿Cuántos se acobardarán y me negarán?
Pequeños, oren más para que sean fuertes, acompáñenme en Mi Getsemaní. Mi Getsemaní no sólo son las noches de los jueves sino que ahora es todo el poco tiempo que quedo en agonía en el Getsemaní de Mi Iglesia. La Iglesia está en su pleno Jueves Santo donde será traicionada y entregada a los hombres malvados. ¿Cuántos velarán conmigo una hora? Estoy sudando Sangre y Mi Corazón explota de tristeza porque los hombres se olvidan de su Dios, de Quien los ama, de Quien los rescata.
 

Pequeños, ¿escucharán Mis Palabras? ¿las obedecerán? Yo estoy con ustedes y os quiero también a Mi Lado, aquí en Getsemaní. Pronto Mi Preciosa Sangre triunfará. Les amo y les bendigo, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s