Abrid vuestro corazón al Amor, a la Esperanza y a la Fe

Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María.

27 de agosto de 2016

 

Mis queridos hijos, hoy les invito a abrir vuestro corazón al Amor, a la Esperanza y a la Fe. Mis pequeños, estas tres virtudes, regaladas por el Espíritu de Dios, serán vuestra vida y vuestra luz. Con estas tres virtudes caminarán en el Evangelio de Mi Hijo pisando las mismas Huellas de Jesús de Nazaret.

 

Hijitos, con la Fe recibirán y creerán en Nuestros Mensajes, con la Esperanza los pondrán en práctica y esperarán en Nuestras Palabras, con la caridad vivirán Mis Mensajes con amor.

 

Pequeños, Yo estoy con ustedes e intercedo ante Mi Hijo Jesús por ustedes.

Mi Corazón Inmaculado le sigue pidiendo a Mi Ejército Remanente, pidan insistentemente el Don del Espíritu Santo. Pidan el Don del Espíritu Santo, para que sean verdaderos apóstoles de los últimos tiempos. Pidan el Don del Espíritu Santo, para que pongan en práctica Mis Mensajes. Pidan el Don del Espíritu Santo, en vuestros problemas familiares, económicos, personales. Pidan la Sabiduría del Espíritu Santo y el les revelará, con Mi Intercesión Materna, la Voluntad del Padre.

 

Hijitos, no alejen su corazón de Mi Hijo Jesús, sigan orando, sigan ayunando, lean la Palabra de Mi Hijo. Preparen vuestros corazones para que los eventos profetizados no os sorprendan, pequeños, sino que con esperanza vivan la alegría de la salvación.

 

Les amo, Mis niños. Les doy la Bendición de la Santísima Trinidad, en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y Conversión del Sagrado Corazón de Jesús

26 Agosto 2016

 

Queridos hijos de Mi Sagrado Corazón, les invito a entrar en las profundidades de Mi Corazón. Y en Mi Corazón, pequeño, encontrarán el amor, la paz, la tranquilidad y la confianza.

Amados míos, no desesperen. Muchas almas cometen el error de decir que Dios los ha abandonado, que Dios los ha olvidado, que Dios no les perdonará, que Dios está molesto con ellas. No, hijos, ese no es el Corazón de Mi Padre Celestial. Mi Padre es un Dios de Amor, de Misericordia, de Consuelo. Mi Padre es un Padre Dulcísimo, es Misericordioso, pero es Justo. Es Padre, pero es Dios.

Queridos hijos, el pecado atrae desgracias, la maldad atrae tristeza, la desconfianza atrae el miedo, y Mis apóstoles de los últimos tiempos no deben vivir de esa manera.

El Espíritu Santo que se les ha dado les enseñará a vivir, a perdonar, a trabajar por la paz. El Espíritu Santo hará todo por ustedes, pero confíen en Mi Espíritu. Y así Yo, el Hijo, me glorificaré por la Intercesión de la Corredentora.

Las guerras, las calamidades, los sufrimientos del mundo, provienen de una causa muy olvidada e ignorada por la gran mayoría, y es la falta del Espíritu de Dios en los corazones. Oren para que el mundo sea ordenado en lo establecido por Mi Padre.

Hijitos, no tengan miedo porque todo sucederá para la Gloria de Nuestros Dos Corazones.

Les amo y les bendigo, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María. 25 de agosto de 2016 Oren por toda la Iglesia extendida en el mundo, oren por el Papa Francisco, oren por los obispos y sacerdotes, oren especialmente por aquellas almas consagradas como ministros de Mi Hijo que no creen en la Presencia Real Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar, oren por los ministros que no esperan en las Palabras del Señor dadas a través de los profetas de estos últimos tiempos, oren por los ministros de Mi Hijo que están en el camino del error.

 

Oren por todos ellos, para que con vuestras oraciones sean ayudados, para que reciban el Don del Espíritu Santo y puedan encontrarse nuevamente con la Verdad de Mi Hijo. Oren por los ministros de Mi Hijo, los sacerdotes consagrados a Mi Corazón Inmaculado. Oren por los sacerdotes pertenecientes a Mi Ejército Mariano, oren por los sacerdotes que también son apóstoles en estos últimos tiempos. Oren por los consagrados y consagradas que son esposas del Corazón de Mi Hijo.
Hijitos, el mundo no debe juzgar a estas almas, ni criticarlas. Deben orar, amar y esperar, deben tener paciencia y fe, para soportar las pruebas, sufrimientos y dolores. Oren, y con la oración, las almas consagradas y vuestros corazones se fortalecerán, se animaran en la Fuerza del Espíritu de Dios, serán verdaderos apóstoles de estos últimos tiempos consagrados a Nuestros Sagrados Corazones.
 

Hijitos, oren mucho, para que el mundo entienda que debe retornar al Corazón de Mi Hijo antes que los corazones de los poderosos se llenen de odio y muerte. Hijitos, vean los signos de los últimos tiempos, todo ya está pasando. Les animo a seguirme. Mi Corazón Inmaculado les protege. Les bendigo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

 

 

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s