Caminen este desierto

Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José

12 de Octubre de 2016

 

Hijos de Mi Castísimo Corazón, muestro a los apóstoles de los Sagrados Corazones de Jesús y de María el camino que recorrí para llegar al Hogar de Nazaret, este mismo camino deben recorrer los apóstoles, en estos últimos tiempos, y deben cruzar el mismo desierto para librarse de la persecución y del odio, del mundo, de Satanás, y esconderse en el desierto, en el desierto en el que también está la Mujer Vestida del Sol.

 

Este desierto espiritual que es como un retirarse del mundo, de los placeres, de la comodidad, del pecado, y vivir en abstinencia, en la penitencia, en la meditación, y en la oración del Corazón Inmaculado de la Madre y Reina Celestial

 

Queridos hijos, por eso, ustedes caminen este desierto para que sean fuertes en la fe, inmovibles como la roca, que a pesar de las tormentas y adversidades no se destruye sino que permanece firme y en pie.

 

Hijos, por eso, se les ha concedido, por Orden de la Divina Voluntad, que la Mama Celestial se haya presentado al Apóstol Santiago y le haya mostrado su Santo Pilar, para que en este Pilar, que la Madre y Reina les muestra y les dona, cimienten sus vidas, cimienten sus corazones, y abrazados a este Santo Pilar tengan una fe firme, confianza, y obediencia a Jesús y a la Madre del Cielo.

Fue en este Santo Pilar en el que Yo, José de Nazaret, también me abracé y doné Mi Vida para servir a sus Dos Corazones. Por eso, este Santo Pilar es símbolo de fe, de firmeza, de obediencia, de entrega, y donación a la Divina Voluntad del Padre Celestial.

 

Hijos, sean fuertes abrazados al Pilar del Cielo que es el Corazón Inmaculado de la Madre de Dios. Yo les amo y les bendigo: En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

 

Llamado de Amor y Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María

10 de Octubre de 2016 Queridos hijos, soy la Madre de la Misericordia e intercedo ante Mi Hijo Jesús por la humanidad, por todos los hombres, por todos Mis hijos.
Queridos hijos, Yo di a luz al Dios de la Misericordia y por llevarle en Mi Vientre Inmaculado soy el Trono de la Misericordia de Dios.
Hijos, Mis Manos sangran de dolor por sostener al mundo y no dejar, con Mi Intercesión, que la Ira de Mi Hijo caiga sobre la creación.

 

Queridos hijos, Mis Rodillas sangran de dolor al estar suplicante ante Mi Hijo clamando Misericordia por el mundo entero.

 

Hijitos míos, Yo sangro como Corredentora, doy Mi Vida y Mi Sangre por la salvación de la humanidad porque Mi Hijo me ha confiado al mundo al pie de la Cruz.
Hijos, les invito a la penitencia, al ayuno y a la oración. No renieguen de sus sufrimientos, de sus dolores, de sus problemas… únanlos a Mis dolores maternos y ayúdenme a llevar muchas almas a Jesús, y con vuestros sacrificios, oraciones y penitencias, salvar muchas almas que aún pueden ser rescatadas del demonio, del mundo y del pecado.
 

Hijos míos, oren conmigo. No renieguen de los sufrimientos sino que acéptenlos en el Amor Santo y en la Divina Voluntad. Yo les amo y les bendigo. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s