¡Ay de esos poderosos!

25 de noviembre de 2016

Hijos Míos, los poderosos de esta Tierra serán polvo muy pronto y si no se arrepienten de sus excesos y de su perversidad, serán reos del abismo infernal. Yo, Jesús, os hablo.

Creen muchos de ellos que el poder y el dinero les va a hacer inmunes a Mi justicia, la cual, está a la puerta de sus casas acechándoles. El mal que hacen a los inocentes, a los oprimidos, a los marginados, clama al Cielo y las lágrimas de Mi Santa Madre Me conmueven inmensamente, porque Ella suplica constantemente por quienes están explotados y que a nadie les importa, a Ella sí que les importa y no deja de interceder y suplicar por ellos. Yo, Jesús, os hablo.

¡Ay de esos poderosos! sean o no sean eclesiásticos, sean o no sean católicos, sean o no sean paganos, Mi justicia será implacable con ellos si no cambian sus actitudes, y si ellos no hacen justicia aquí en la Tierra, el Cielo les hará justicia en la otra vida según sus obras. Nadie crea, ni el más poderoso ni la más insignificante criatura de este mundo que Mi justicia será burlada, porque Yo Soy el Eterno y todas las acciones desde el principio de la Humanidad hasta el final, están en Mi presente eterno y todo está ante Mi vista y la de Mi Padre Eterno quien está apenado por el mal que esta creación ha expandido por el mundo entero y por las pocas criaturas que le dan gloria y reparan tanta infamia.

Mi Padre Me mandó bajar a este mundo para redimiros de tanto pecado y de tanta maldad, pero Mi Pasión y Mi doctrina no a todos ha servido, porque son muchísimos los que se han torcido y pasan de todo lo divino por comodidad, por amor al materialismo y por el bienestar de que gozan. Y aquellos cuyos puestos privilegiados en esta sociedad deberían de dar ejemplo, aquellos son los más corruptos y promulgan leyes satánicas las que sumen al pueblo en la más terrible de las oscuridades, guiándolos hacia caminos infernales, leyes como el aborto. Yo, Jesús, os hablo.

Orad hijos, orad y reparad el Corazón Inmaculado de Mi Santa Madre tan dolorido por vuestros pecados y maldades. Orad por los que os gobiernan para que tengan la luz de Mi Santo Espíritu y no promuevan leyes perversas como lo hacen. La oración nunca se pierde si se hace de corazón y en las debidas disposiciones, no recéis por rezar, hacedlo de corazón, con amor y con el deseo de que este mundo cambie a mejor. Yo, Jesús, os escucho y os bendigo por ello. Paz a quien leyendo estos mensajes los cree y los pone en práctica.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s