MÁS ME AGRADARÍA QUE LAS FLORES QUE ME OFRECIEREIS FUERAN HACER UN ESFUERZO MAYOR PARA PERFECCIONAROS

7 de mayo de 2017

Hijos de Dios, tomad conciencia de que tenéis un alma que salvar y que nadie la va a salvar por vosotros, es tarea vuestra, y aunque la gracia de Dios no os va a faltar, vosotros debéis esforzaos para poner todo lo que esté de vuestra parte. Yo, María Santísima, os hablo.

No habléis tanto en negativo que os pasáis la vida criticando y murmurando de todo el mundo, incluso, hijos, de vuestros familiares, inclusive a vuestros pensamientos os llegan criterios desfavorables de tal o cual persona y faltáis con ello a la caridad. Debéis confesaos también esas cosas negativas que pensáis de tal o cual persona, porque vosotros no sois perfectos y también os queda mucho que recorrer para la perfección.

No seáis negativos a la hora de hablar ni cuando hace frio ni cuando hace calor. No os quejéis tanto del tiempo, del cansancio, de los gobernantes, de los jefes, de los profesores. Sed almas más caritativas y más parecidas a Jesús que amaba a todos por igual, y si bien tenía que amonestar a alguien lo hacía por su bien y a veces en público para que vieran que a esas almas no había que imitarlas. Yo, María Santísima, os hablo.

Estamos en el mes que Me tenéis dedicado y Me ofrecéis novenas, cánticos y flores. Me agrada que lo hagáis pero más Me agradaría que las flores que Me ofreciereis fueran hacer un esfuerzo mayor para perfeccionaros, para frenar vuestra lengua, para hablar más en positivo que en negativo, porque todo lo cizañáis con vuestra negatividad e influís en quienes os escuchan. Y esto lo digo también para aquellas personas que llevan una vida de piedad, pero luego tropiezan en las mismas cosas que los que no la llevan.

Hijos, debéis de edificar más a quienes os conocen y a quienes convivís con ellos, porque si vosotros que lleváis una vida de piedad os ven con tanta imperfección, no solo no trasmitís fe sino que la anuláis en quienes la tienen débil. Sed pues, hijos, almas que edifiquéis, almas que os vean y alaben a Dios, no basta con llevar una vida de piedad, tenéis que ser consecuentes con esa vida en todo momento, dentro y fuera de la Iglesia y así honrareis a vuestro Padre Celestial que todo lo ve y que os mira constantemente. Yo, María Santísima, os hablo y os instruyo.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s