ESTÁ LLEGANDO LA HORA; PERMANECED ALERTA Y VIGILANTES

¡MILICIA TERRENAL, ESTÁ LLEGANDO LA HORA; PERMANECED ALERTA Y VIGILANTES, PORQUE LA BATALLA EN VUESTRO MUNDO ESTA POR COMENZAR!

CATEDRAL DEL DIVINO NIÑO JESÚS. BOGOTÁ – COLOMBIA

MAYO 07 2017 9:30 AM

LLAMADO URGENTE DE SAN MIGUEL Y LA MILICIA CELESTIAL, AL PUEBLO DE DIOS

Mortales, Alabad y Glorificad a Yahvé

Quien como Dios. Nadie como Dios

Hermanos, la Paz del Altísimo esté con vosotros y nuestra asistencia y protección, os acompañe siempre.

Hermanos, los días de misericordia ya están llegando a su fin, sólo falta el Aviso de nuestro Padre, para que comience el tiempo de su Justicia Divina. Las trompetas celestiales muy pronto volverán a sonar, anunciando que vuestro paso por la eternidad está llegando. Preparaos hermanos mortales, porque vuestra purificación está por comenzar. Vienen ya los días de combate espiritual donde no vais a tener descanso, porque los ejércitos del mal os atacarán y buscarán por todos los medios vuestra caída; Pueblo de Dios, estad alerta y vigilante con la oración, el ayuno y la penitencia, para que podáis sobrellevar los días de oscuridad espiritual que se aproximan.

Os recordamos hermanos, que estamos a vuestra disposición; llamadnos y vendremos en vuestro auxilio; somos vuestros hermanos, los Arcángeles y Ángeles de la Milicia Celestial, que estamos bajo el mando de Nuestro Amado Hermano Miguel y servimos a Nuestro Padre y a Nuestra Señora y Reina María. Nuestro Padre, nos ha concedido la Gracia de poder asistiros espiritualmente en los días de vuestra batalla espiritual. Queremos deciros, que antes de llamarnos, debéis pedirle primero permiso a nuestro Padre, con el rezo del Padre Nuestro; luego debéis llamar a nuestro Hermano Miguel, con su grito de batalla: ¡Quién como Dios! ¡Nadie como Dios! (3 veces) y así vendremos en su compañía a prestaros toda nuestra asistencia y protección.

Hermanos: ¡Quien como Dios, Nadie como Dios! Soy vuestro Hermano Miguel y quiero recordaros nuevamente que debéis estar ya listos y preparados para el combate espiritual. Os recuerdo Milicia Terrenal, que antes de que entréis en combate, debéis tener puesta vuestra Armadura Espiritual. ¡Cuidado entabláis batalla sin tener puesta vuestra Armadura, porque corréis el riesgo de ser atacados por las fuerzas del mal!. Acordaos que vuestra pelea no es con gente de carne y hueso, sino contra los principados y potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus del mal, que moran en los espacios celestes. (Efesios 6, 12)

Hermanos, debéis estar ya preparados como buenos soldados, haciendo uso de las armas espirituales que Dios os ha dado; las cuales son poderosas en el Espíritu para el derrumbamiento de fortalezas. ¡Milicia Terrenal, está llegando la hora; permaneced alerta y vigilantes, porque la batalla en vuestro mundo está por comenzar! Consagraos a Mí, y a la Milicia Celestial; haced extensiva esta consagración a vuestros familiares, parientes, vecinos y amigos, para que por la Gracia y Misericordia de mi Padre queden amparados.

El Manual de la Armadura Espiritual que mi Padre os envió a través de nuestro hermano Enoc, debéis de tener. Porque ahí están las oraciones y rosarios que debéis hacer en los días de combate espiritual. Que todo el Pueblo de Dios y la Milicia Terrenal, tengan las oraciones de la Armadura para que puedan contrarrestar los ataques de las fuerzas del mal.

Seguid las directrices e instrucciones que os enviaremos a través de los mensajes de Enoc, porque ellos os guiarán e instruirán en la lucha espiritual. Acatad pues hermanos nuestras instrucciones y estad listos y preparados, porque el combate espiritual en vuestro mundo está por comenzar. Os regalo esta oración de consagración a Mí, y a la Milicia Celestial, para que la hagáis cada que vayáis a entrar en combate espiritual.

ORACIÓN DE CONSAGRACIÓN A SAN MIGUEL Y A LA MILICIA CELESTIAL, PARA EL COMBATE ESPIRITUAL

Gloriosísimo Príncipe de los Ejércitos Celestiales, San Miguel Arcángel, a vos mi Amado Arcángel y a la Milicia Celestial, me consagro y consagro mi familia, parientes, vecinos y amigos. Para que en este día y todos los días mientras vivamos bajo el sol, estemos protegidos y amparados por vuestra Celestial Persona y por la Milicia Celestial.

Todo lo que somos, tenemos y hacemos, os lo consagramos y pedimos vuestra asistencia y protección de día y de noche, para que ninguna fuerza del mal pueda hacernos perder. Os encomendamos el cuidado de nuestro ser físico, síquico, biológico y espiritual, especialmente nuestra alma. Milicia celestial, que vuestra asistencia y protección nos libre de todo mal y peligro; ayúdennos hermanos a mantenernos firmes en la fe, para que ninguno de los hijos de Dios, se pierda.

Oh bendito San Miguel protégenos de los ataques y asechanzas de los espíritus malignos; porque bien sabéis que somos pobres mortales, frágiles y débiles, necesitados de la Misericordia de Dios y de vuestra protección para poder cumplir la misión que el cielo nos ha encomendado. Oh, San Miguel, que tu grito victorioso: ¡quién como Dios, Nadie como Dios!, someta y expulse al infierno a satanás y a todos los espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas. Amén

Vuestros Hermanos, Miguel Arcángel y los Arcángeles y Ángeles de la Milicia Celestial

Gloria a Dios. Aleluya, Aleluya, Aleluya

Dad a conocer nuestros mensajes a toda la humanidad, hombres de buena voluntad

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s