Jesús ya les ha hecho saber que Él ha enviado al Paráclito, al Defensor, al Espíritu Santo

Llamado de Amor y Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
24 de Mayo de 2017, Festividad de María Auxiliadora

Amados hijos de Mi Castísimo Corazón, cuando el corazón humano abre su corazón a Dios, recibe la Fuerza del Espíritu Santo para hacer lo que Dios le pida con amor y misericordia, a ese hijo que ha abierto su corazón para recibirlo.

Así fue conmigo, Dios me escogió, y abrí Mi Corazón, me hice muchas preguntas, tenía muchas dudas, y también demasiada confusión en Mi pobre Humanidad, pero aprendí que con Dios no se debe razonar sino vivir, vivir a Dios, y en este vivir de Dios, recibirán la luz para saber discernir los caminos.

El hombre piensa mucho, razona mucho, pero ora poco, vive poco en el silencio. Hijos, sepan que cuando mucho se habla, mucho se peca, y cuando mucho en silencio viven sus corazones, mucho se ora.

El hombre le gusta expresar, hablar, pero ¿por qué no guarda esa capacidad para orar?, ¿para servir?, ¿para amar?, ¿para perdonar y pedir perdón? Tienen la Fuerza del Espíritu Santo, pero la desgastan fuera del servicio de Dios.

Cuando, realmente, vivan en Jesús y en María, conocerán el valor de la oración, del silencio del sufrimiento que se oculta; eso da más mérito a sus almas.

Hijos, les digo: no esperen aquí en la tierra comprender a Dios, vívanlo, crean en Él, obedezcan sus Palabras; haciendo esto, de verdad, serán siervos como María. Ella, la Auxiliadora del género humano, les enseña con su Ejemplo y sus Mensajes: Vivir y conocer a Jesús. Pero no aprenden, aún, porque no han orado lo suficiente para comprender sus Mensajes. Crezcan en santidad, porque es el deber de todo hijo de María; ser santo.

Como el Patriarca de la Sagrada Familia les bendigo. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
22 Mayo 2017

Queridos hijos de Mi Corazón Inmaculado, Jesús ya les ha hecho saber que Él ha enviado al Paráclito, al Defensor, al Espíritu Santo, que muestra a los hijos de Dios la Verdad y hace que los corazones disfruten y gocen de sentir Su Presencia.

Hijos Míos, Mi amado Hijo Jesús ya les ha concedido el Espíritu del Amor. Pero para que el Espíritu Santo habite en ustedes, ustedes deben estar vacíos de todo lo que el mundo ha hecho llenar en sus vidas con su corrupción y pecado. Porque lo Santo no se puede mezclar con lo impuro.

Porque el Espíritu del Amor de Dios no puede habitar en un corazón que no está abierto a practicar la caridad. Porque el Espíritu de Dios no puede dar Paz a un corazón que no está dispuesto a practicar la paz. Así que de ustedes, y en ustedes, depende y está la decisión de recibir al Espíritu Santo.

Espero, hijos Míos, que entiendan Mis Palabras, pero más que entenderlas: ¡Obedézcanlas! ¡Dios es Amor! ¡Dios es Paz! ¡Vivan también como hijos del Padre en Amor y en Paz!

Pequeños, Yo, como Madre, no quiero que más almas se sigan condenando. Pero Yo no puedo elegir por ustedes; en ustedes está la última decisión.

Yo no puedo, hijos Míos, obligarlos a cambiar. Sólo transmito las Palabras que Mi Hijo me ha mandado a decir. Espero como Madre: crean, escuchen y obedezcan. Como Madre les cuido y quiero que se encuentren siempre con Jesús.

Les doy Mi Bendición Maternal: en el Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
21 Mayo 2017

Amados hijitos de Mi Corazón Inmaculado, Mi Corazón desea que se abran al Amor de Dios.

Pequeñitos, todos los seres humanos cometen pecados, y el pecado también produce el orgullo, y cuando un corazón no acepta el Amor y el Perdón de Dios porque cree que su pecado es más grande que el Amor de Dios está en el error; porque no hay ningún pecado que no pueda ser absuelto por el Amor de Dios, porque la Misericordia de Dios alcanza a todos y lo puede y lo ha perdonado todo, con Jesús en la Cruz.

Por eso, el corazón que ha pecado, pero que reconoce su culpa y se arrepiente, y recibe con humildad el Amor y el beso del Perdón de Dios es un corazón grande, porque se ha hecho pequeño.

Hijitos, abran su corazón al Amor y al Perdón de Dios, porque Él quiere perdonar, amar y llegar a todos, Él espera pacientemente que le abran la puerta de su corazón, y Él estará esperando hasta el último día de su existencia a que le hayan recibido.

Hijos Míos, abandonen el orgullo y sean tan sencillos y tan pequeños para que en la Gloria de Mi Hijo sean tan grandes y tan gloriosos. No tengan miedo de la pequeñez, no teman a la humildad, porque en eso consiste la alegría perfecta en ser tan pequeños aquí, para que sean tan grandes con nosotros, en el Cielo y la Tierra Nueva de la Celestial Jerusalén.

Pequeñitos, pidan el don de la humildad, el don de la pequeñez, porque esos pequeños son los que entrarán a la Gloria de Jesús, porque la Puerta del Cielo es muy baja muy pequeñita.

Les invito, queridos hijos, a que vivan Mis Mensajes. ¡Vívanlos! Porque necesitan de Mi Presencia Materna y vengo a ustedes y entrego Mis Últimos Llamados de Amor y Conversión a la Humanidad, por voluntad de Mi Hijo, que les ama tanto.

Yo les bendigo con Mi Amor Maternal: en Nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s