Hijos Míos, que deseo que se vuelvan almas contemplativas

Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
27 Junio 2017

Hijos de Mi Sagrado Corazón, el Océano Infinito de la Misericordia les ama inmensamente y cómo deseo, hijos Míos, que comprendan este Amor: un Amor Infinito, sin principio ni fin; un Amor que se dejó crucificar, pero a pesar de la ingratitud humana, este Amor, que soy Yo mismo, permanece en el Santísimo Sacramento esperando siempre, cada día, que este Amor Misericordioso sea correspondido.

Es por eso, hijos Míos, que deseo que se vuelvan almas contemplativas, porque el alma que contempla Mi Amor, Mi Cruz y la Eucaristía, es el alma que si persevera se volverá sensible a Mi Dolor, a Mis Gozos, a Mi Amor. No puede un alma acercarse a Mí si no es tocada con los Rayos de la Luz Divina; es lo mismo, no puede ninguna criatura en la tierra no ser tocada por la luz del sol. Mi Amor está dado, Mi Amor está ofrecido, pero Mi Amor quiere ser correspondido.

Es por eso que, cada día guarden un momento de silencio, para meditar en la correspondencia que han dado al Amor que les entrego. No tengan miedo de las tribulaciones de la vida, la Señora, Mi Madre, será la ayuda Perpetua, el Socorro Incondicional, la Protectora Incansable, de los adoradores de Mi Corazón. Ella es Madre del Perpetuo Socorro porque los ha socorrido dando su Sí, ha dado la ayuda, el Socorro, la Redención, al Cristo, para que los hombres sean salvados

¡Permanezco con ustedes! ¡Adoren siempre, incluso en sus actividades ordinarias! ¡Permanezcan en actitud de adoración! Yo les bendigo con Amor Redentor: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
28 Junio 2017

Mis queridos hijos, Mi Casto y Amante Corazón, primer apóstol de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, estuvo dispuesto incondicionalmente a servir a Dios, por medio de estos Sagrados Corazones, en Ellos y por Ellos.

Además de la sabiduría, con la que ya el Señor me iba preparando, recibí tantas Gracias, para amarles y servirles mejor. Pero el secreto para caminar este sendero espiritual consiste en el silencio, en la escucha y el recogimiento interior y exterior.

Mi Corazón recibía muchas manifestaciones del Amor de Dios, pero las atesoraba en Mi Corazón, con el silencio, porque si las sacaba de Mi Corazón, porque si me tentaba el deseo de darlas a conocer, se perderían: primero, por Mi falta de recogimiento, y segundo, porque los demás no comprenderían.

Hijos Míos, los invito a que no se dejen tentar por la vanidad que pretende exteriorizar, hablar, centrar en sí mismo la atención; todo esto se resume en egoísmo y el egoísmo aleja al alma del servicio.

Ustedes, en cambio, hijos, que desean ser apóstoles de los Sagrados Corazones: oren, confíen y esperen. Recogimiento, silencio, humildad, simplicidad y el abandono total en el Señor son instrumentos con los que avanzarán rápidamente en el camino de la virtud. Pero de esto, el silencio y el recogimiento son los más importantes, para los que desean adorar en espíritu y verdad, como Yo lo aprendía continuamente en Nazaret.

Como el Padre San José que contempla, que calla, que ora, los bendigo: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s