¡Adora el precio de tu Redención! 

 

Llamado de Amor y de Conversión del Sagrado Corazón de Jesús
28 Julio 2017

¡Adora el precio de tu Redención!

Alma fuiste comprada para el Reino de Dios con Sangre, con Mi Preciosa Sangre. La Primera Alianza de Mi Padre con su pueblo queda perfeccionada con la Nueva y Eterna Alianza, con el derramamiento de la Sangre del Sacrificio en la Cruz del Calvario.

Esa Crucifixión, esa Alianza firmada con Mi Sangre, sellada con los clavos que traspasaron Mis Manos y Mis pies y por la lanza que traspasó Mi Costado, es la Alianza Nueva, es la Alianza Eterna, que se actualiza, que se hace viva nuevamente en la Santa Misa.

Los hombres continuamente olvidaban la Alianza de Dios con sus padres, y el Padre Eterno llamaba profetas a que anunciaran nuevamente su Promesa, su Mensaje, su Alianza. Sin embargo a Mi Padre siempre se le ignoró. En la plenitud de los tiempos me envió, nacido de la Virgen Santísima, y también a su Hijo se le ignoró, se le odió, y se lo llevó hasta la Cruz. Y ahora suscito nuevos profetas a que anuncien otra vez Mi Evangelio, a que restauren otra vez Mi Iglesia

¡Ay, hijos Míos, y a éstos también se les ignora y se les odia! Con el Corazón triste, pero lleno de Amor, humanidad: ¿hasta cuando te rendirás a Mis Pies? ¿Hasta cuando ustedes tendrán corazones de piedra? Con esas mismas piedras golpean a su Jesús.

Queridos hijos, ¿hasta cuando rechazareis Mi Espíritu e ignorarán Mis Palabras? Les amo y quiero salvar al mundo entero ¡Escúchenme con el corazón! En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Corazón Doloroso e Inmaculado de María
31 Julio 2017

Queridos hijos, Mi Corazón Inmaculado es el Trono y el Sagrario de la Sabiduría Divina. El Espíritu Santo por medio de Mi Corazón Inmaculado distribuye la Divina Sabiduría a quienes con fe la piden.

Hijos, por eso, los invito a que derriben la orgullosa Torre de Babel de sus corazones, sólo un corazón humilde es capaz de reconocer sus pecados, pero aún más humilde es el corazón que acepta ser perdonado por Mi Hijo.

Hijos, alégrense porque vuestra condición de pecado ha hecho que el Padre envíe a Jesús a salvarlos ¡Alégrense y reciban el Amor, el Perdón y la Redención que Cristo quiere darles! ¡Sean humildes! El orgullo confunde, equivoca y destruye. La humildad construye, guía y fortalece.
Si los hombres levantaron la Torre de Babel con orgullo, el Cielo levantó la Torre humilde de la Cruz.
La Torre de Babel destruyó y desunió. La Torre humilde de la Cruz unió el Cielo y la tierra y salvó al mundo.

Mi Llamado, hijos, es a la humildad y a que se aparten del pecado del orgullo. La oración y el ayuno les ayudará en practicar la virtud de la humildad.
Les doy Mi Bendición Maternal: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Llamado de Amor y de Conversión del Casto y Amante Corazón de San José
2 Agosto 2017

María, Mi virginal Esposa, de espíritu angélico, en su pensamiento reinaba la sabiduría, en su Corazón reinaba la caridad, en sus palabras reinaba la prudencia y el silencio, y en sus gestos reinaba la humildad.

Mi esposa María fue siempre simple, sencilla, mínima, evitaba en todo ser vista, ser atendida. La Madre del Mundo servía, pero evitaba ser servida; amaba, pero nunca buscó ser amada; se entregó a todos en Dios, pero jamás reclamó nada para Ella misma. Todo le entregó, hasta su propio ser; se anonadó, se inmoló, se humilló profundamente, para no ser Ella, sino que en todo fuera Dios. Y mi Corazón humano, de hombre, de padre, de esposo, pero también de hijo, aprendió de Ella, la imitó, se consagró a Dios por medio de Ella.

Yo vuestro Padre San José viví en silencio, para contemplarla, para no perderla nunca de vista, para no dispersarme con el ruido y el pensamiento, de la devoción, del amor y de la piedad, con la que María vivía en la tierra.

Ay hijos, sus corazones aún están muy duros, para contemplar y comprender la sensibilidad de María: su profundo amor y humildad. ¡Torre de Babel destrúyanse, para que se levante la Torre de Marfil, la Torre de Gracia, la Columna del Cielo! María la humilde, María la silenciosa, María la servicial, y hasta que sus corazones se hagan muy pequeñitos, hasta que sus corazones aprendan a perdonar, hasta que en la familia vivan en paz, comprenderán la grandeza de María.

Lean a Sofonías en el capítulo uno. María, la humilde, y vuestro Padre San José, vuestro protector, los bendecimos: en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s