Verdaderamente no hay alma que Yo pueda condenar si reza el Rosario de Mi Madre diariamente

6 febrero 2018

¡Oh, cómo les amo Mis hijos! Si Yo pudiese, si fuese posible, Yo volvería a la tierra para morir en la cruz nuevamente por ustedes. Pero, Mi muerte bastó para salvarlos infinitas veces y para salvar infinitos mundos.

Ahora quiero aplicar en ustedes las gracias de Mi copiosa Redención, pero para tanto, quiero su ‘Sí’, preciso de su ‘Sí’, para que entonces, estas gracias puedan actuar en ustedes y transformarlos verdaderamente en aquella obra santa y perfecta que Yo quiero de ustedes.

¡Oh Mis hijos! Mi Divino Corazón les atrajo aquí en este lugar santo de Nuestras Apariciones, para realizar aquí, en ustedes, ese plan de amor, para colmarlos aquí de las bendiciones y gracias de Mi Divino Corazón.

Despréndanse de las cosas mundanas y terrenas, para que entonces, su corazón sea un corazón de pobre y un corazón puro, donde Yo verdaderamente podré entrar con Mi Gracia transformadora y realizar en sus corazones la perfecta conversión, la perfecta santificación y su elevación completa hasta Mí, hasta Mi Padre, divinizándolos. O sea, elevándolos hasta Nosotros en el Cielo, donde ustedes recibirán por herencia Mi Reino y serán participantes eternamente de Mi felicidad y de Mi Gloria.

Recen la Coronilla de la Misericordia Meditada todos los días. Esas Coronillas de la Misericordia que Mi amadísimo hijito Marcos, obedientísimo a Mí y a Mi Madre, hizo para Mí, tocan la fibra más íntima de Mi Divino Corazón. Y cuando Yo oigo a ustedes rezando, les oigo rezándola, Mi Corazón se enternece, se conmueve, Mi Corazón perdona, Mi Corazón ama, Mi Corazón abre las compuertas y derrama sobre ustedes todas las gracias, todas las bendiciones que están guardadas en él.

Sí, cuando les escucho rezando esas Coronillas de la Misericordia Meditadas, Mi Corazón se enternece mucho más de amor por ustedes de que el corazón del padre más amoroso por su hijito doliente, o el corazón de la madre más extremosa por su hijo necesitado de alimento y abrigo. Sí Mis hijos, Mi Corazón no puede dejar de amarlos cuando rezan esas Coronillas y si quieren verdaderamente ser irresistibles a Mí, recen esas Coronillas de la Misericordia.

No resisto a cualquiera que pida Mi Gracia rezando esas Coronillas de la Misericordia, ellas son irresistibles sobre Mi Corazón y cuando ustedes las rezan, también se tornan irresistibles para Mí. Récenlas, récenlas. Y Mi misericordia lloverá en sus vidas.

Recen el Santísimo Rosario de Mi Madre, pues, todo aquél que lo reza con amor y verdadero deseo de corresponder a Mi Amor y al Amor de Mi Madre, se salvará. Verdaderamente no hay alma que Yo pueda condenar si reza el Rosario de Mi Madre diariamente. Nunca mandé un solo devoto del Rosario de Mi Madre al infierno, porque todos esos devotos siempre se salvan, pues, Mi Madre los colma de Sus Gracias, Mi Madre los abrasa con Su Amor, Mi Madre los reviste poco a poco de Sus propias virtudes.

Con el Rosario, ellos detestan los vicios y las cosas mundanas, aprenden el gusto por la oración. Con el Rosario, ellos aprenden a amar las cosas celestes y a despreciar las terrestres. Con el Rosario de Mi Madre, ellos sienten la necesidad de amarme, de consolarme, de obedecerme y adorarme. Y es por eso que ciertamente todos los devotos de Mi Madre se salvan.

Nunca, nunca mandé al infierno a un devoto de Mi Madre, a un devoto del Rosario de Mi Madre. Por eso, que los pecadores lo recen para que Yo los perdone. Que los justos lo recen para que Yo los conserve en Mi Gracia y amistad, y los haga subir cada vez más en la santidad. Que todos lo recen, pues, aquellos que rezan el Rosario de Mi Madre, tiene la señal cierta de la predestinación.

Récenlo, récenlo, récenlo. Y entonces, Yo mandaré al Ángel de la Paz a dar Mi Paz a la tierra, al mundo y a las familias, y finalmente Mi enemigo infernal será aplastado sobre Mis pies y juntamente con Mi Madre, instauraré en el mundo Mi Reino de Amor, de Gracia y de Paz.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s