Sacerdotes Míos tenéis que cumplir a la perfección con vuestro ministerio sagrado

22 junio 2018

Hijos Míos, hoy os hablo muy disgustado en especial con los sacerdotes, que cada vez más, se están convirtiendo en funcionarios. Yo, Jesús, os hablo.

 

Creen que la Parroquia es patrimonio suyo y no saben que deben de utilizarla para darme gloria y, alimentar a las almas con los Sacramentos y con la adoración que Me deben y la Santa Misa. Pero ahora llega el verano y hacen de la Parroquia lo que quieren, cerrando y abriendo a su conveniencia, sin tener en cuenta la necesidad de tantas almas, que necesitan atención personal del sacerdote y que a ellos no se les puede suplir por un laico. Así que hijos, sacerdotes Míos, tomad conciencia de lo mal que muchos de vosotros lo hacéis. No podéis hacer y deshacer en la Parroquia a vuestro libre albedrío, tenéis que cumplir a la perfección con vuestro ministerio sagrado o seréis responsables del bien que dejáis de hacer. Yo, Jesús, os hablo.

 

Feligreses de las Parroquias que así de mal funcionan, no os calléis,  procurad hacer saber al Obispo lo que sucede, o también seréis culpables, siempre sin indignación, ni juicios propios, solo exponiendo lo que sucede, porque Yo no quiero discordia, ni malos entendidos, solo debéis informar con la verdad sin quitar ni añadir nada. Afortunadamente no todos los párrocos son tan dejados en sus deberes ministeriales, los hay muy celosos del cumplimiento sagrado de su deber y, tienen a los fieles bien guiados. Por tanto, cada sacerdote que revise su conciencia y lo haga con sinceridad, no vale decir no hago mal alguno porque hijos, dejar de hacer el bien es ya un inmenso mal y, ahí falláis muchos.

 

Y esos muchos que falláis cada vez Me tenéis más abandonado y vuestra fe cada vez se enfría más. Terminareis por odiar vuestro ministerio que os di  con tanto amor para haceros grandes santos. Pero Mi enemigo mortal os influye y os condiciona en vuestra forma de actuar. No favorecéis la adoración al Santísimo ni siquiera un día a la semana. No os ponéis apenas a confesar a no ser que alguien os lo pida. Celebráis con prisa y haciendo de la Santa Misa un brevísimo acto para luego emplearos horas y horas en las redes sociales o en los medios de comunicación. ¿De verdad creéis que Me honráis? ¿Creéis que puedo estar contento con esta forma de actuar? Si hasta tenéis disgustados a vuestros feligreses, imaginaos como Me tenéis a Mí. Así que id también vosotros a confesaros que falta os hace y enmendaros, porque si no lo hacéis, vais por la cuesta abajo muy rápidamente y podéis perder hasta la fe. Yo, Jesús, os hablo y os instruyo.

Anuncios

Acerca de hmgutierrez

Me gusta compartir mensajes sobre Nuestro Senor Jesucristo, la Santisima Trinidad y Nuestra Madre Santisima.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s